Otro Riachuelo es posible

En la Legislatura porteña, hay una dura batalla en cierne, reflejo de la gran batalla contra el neoliberalismo que comenzó en 2003. Los temas están entrelazados: injusta distribución del espacio urbano, especulación inmobiliaria, descuido del medio ambiente, connivencia política macrista. Temas candentes deben ser resueltos en breve: la urbanización de la Villa 31-31 bis de Retiro; el negocio de Solares de Santa María en la Reserva Ecológica; la protección del patrimonio urbano frente a la piqueta PRO, el uso del Riachuelo navegable, entre otros. Días atrás, en el salón Montevideo, se pudo ver “otra mirada sobre el riachuelo”. Presentó la jornada la legisladora Delia Bisutti, del bloque Solidaridad e Igualdad (SI), y moderó las intervenciones el ingeniero Eduardo Molina. Comenzó el arquitecto Adolfo Rossi, quien señaló: “En la inspiración de Quinquela Martín se genera nuestro trabajo: el Riachuelo puede ser la columna vertebral del transporte de millones de habitantes, llegando desde el Mercado Central al mismo centro de la Ciudad, con puentes pensados y desarrollados desde nuestra UTN”. El arquitecto Gustavo Cañaveral expresó las posibilidades virtuosas del curso de agua, navegable desde su nacimiento a su desembocadura, en función social y productiva, imaginando una nueva ciudad, donde el río articula la industria, el comercio y el esparcimiento, con una sociedad pujante que prioriza el trabajo a la visión inmobiliaria neoliberal. El antropólogo Marcelo Weissel puso en relieve a los millones de personas que habitan la cuenca y que desconocen su propio habitat: “Se hace necesario una concientización de las propias necesidades, problemas y potencialidades, a la luz de un plan urbanístico que ponga al ser humano como protagonista y no al mercado”. Al cierre, Molina cuestionó a la Acumar cuando se afirma que “los barcos contaminan”, razón por la que se prohíbe la navegación en el Riachuelo. “Si se limpia no es para dejar de utilizarlo sino, por el contrario, usarlo más. El corredor turístico-productivo ribereño es necesario, es posible, es urgente”, fue la síntesis colectiva. Es necesaria la participación de los habitantes, trabajadores, industriales, y de todos los sectores sociales. El peligro latente se conoce: “La codicia inmobiliaria que ya nos dejó sin costa en el Río de la Plata y que sigue avanzando”.