En busca de la equidad de género

El jueves pasado, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo presentó Género en cifras: mujeres y varones en la sociedad argentina. El estudio pertenece a la serie Aportes para el desarrollo humano, que según el representante del Pnud, Martín Herrero,cuantifica y analiza las desigualdades de género en el país. “El estudio presenta la situación de la igualdad de género y el desarrollo humano en relación con otros países; ofrece un análisis desde una perspectiva territorial subnacional y realiza un diagnóstico y análisis de la situación de mujeres y varones en siete ámbitos: trabajo, educación, salud, salud sexual y reproductiva, familia y hogar, violencia contra las mujeres y participación política”, aclaró Herrero durante la presentación. Durante la apertura, se recordó que “desde hace más de tres décadas, tomando las demandas de los movimientos de mujeres y de distintos países (luego de la Primera Conferencia Internacional de la Mujer, realizada en México en 1975), las Naciones Unidas trabajan activamente para promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Sin embargo, todavía existen importantes brechas entre la igualdad formal y la igualdad real. Ahora, el desafío es apoyar el diseño y la implementación de políticas públicas de igualdad de género, efectivas y sostenibles en el tiempo”, reconoció. Por su parte, Gabriel Catterberg, del área de Desarrollo Humano del Pnud Argentina y uno de los investigadores principales del trabajo, señaló diversos aspectos recurrentes de la participación femenina en el mundo del trabajo: la persistencia en la denominada “segregación horizontal, donde ciertas ocupaciones son consideradas emblemáticamente femeninas, como el servicio doméstico, atención de personas, enseñanza y actividades secretariales”; también la segregación de tipo vertical, que refiere a la concentración de mujeres en puestos de menor jerarquía, aunque tengan la misma calificación que los varones que los ostentan. “De hecho, sólo ocupan el 34,2% de los puestos directivos, según los datos del informe recabados en 2009 y comparados con otros de 1999” puntualizó. “Hoy, las trabajadoras madres son más aceptadas, pero tienen tareas más heterogéneas que los hombres, que tienen una distribución del tiempo más compacta y se dedican a trabajar. Las mujeres tienen una dinámica diaria más relacionada con sus hijos, ajustan su jornada laboral y trabajan menos”. La presentación también contó con un panel de especialistas de destacada trayectoria, como Eva Giberti, Coordinadora del programa Víctimas contra la Violencia del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación; Marita Perceval, Subsecretaria de Promoción de Derechos Humanos de la misma cartera; Rosalía Cortés, Secretaria Académica del Instituto de Desarrollo Económico y Social, y Mariana Gras, Subsecretaria de la Unidad de Coordinación Nacional para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres. La moderación del encuentro estuvo a cargo de Cecilia Ugaz, Representante Residente Adjunta del Pnud.