La ciudad del conocimiento

Desde el 8 de julio, en Villa Martelli, funcionará Tecnópolis, un gran museo al aire libre que buscará cambiar la percepción elitista de la ciencia. Allí un tren recorrerá estaciones que conformarán una línea de tiempo de 100 años.

La ciudad del conocimiento
Tecnópolis es el proyecto de comunicación pública de la ciencia más ambicioso de los últimos años. Comenzará a funcionar desde el 8 de julio en un predio de 60 hectáreas de Villa Martelli. Los funcionarios mantienen un estricto hermetismo. Los investigadores, productores visuales, directivos de universidades, organismos de ciencia y tecnología y funcionarios nacionales involucrados –que dejaron sus trajes para moverse en ropa de fajina–, conocen sólo una porción del megaproyecto Tecnópolis. Detrás de él hay política, financiamiento e infraestructura de Estado. Y significará la inauguración de una compleja ciudad del conocimiento en la que convergirán la ciencia, la tecnología, las artes y el espectáculo. Un predio que está llamado a marcar una bisagra en las políticas públicas en comunicación de la ciencia, todavía, si se quiere, incipientes. Ciencia es cultura. En Tecnópolis se está montando una gigantesca carpa blanca, que devela el largo y sinuoso camino recorrido en la historia reciente de nuestro país: la anterior carpa blanca, la de los ’90, fue levantada por los sindicatos docentes en la Plaza del los Dos Congresos en defensa de la educación pública. Esta, la de Tecnópolis 2011 –mucho más grande–, será un espacio desde donde cambiar la percepción elitista de la ciencia en nuestro país. Se la llama La Nave de la Ciencia; en rigor, una enorme carpa blanca futurista de material incorruptible, similar a la que puede verse en el Campus Miguelete de la Universidad Nacional de San Martín. Allí se presentarán dos shows diarios de 20 minutos, durante los 38 días de la exposición. La vara que medirá el éxito de estas actividades es alta: se espera fascinar allí a cuatro mil chicos por día, más de 100 mil en total. Pero no sólo eso, en esa carpa blanca tendrán lugar instituciones científicas, grupos de divulgadores, artistas, para dar conferencias, para fascinar con la maravillosa aventura del conocimiento, para entender que la ciencia es una actividad inscripta en la historia, la política y sus conflictos, la sociedad y sus sueños. Tecnópolis será un híbrido de parque científico, museo al aire libre y espectáculo basado en nuevas tecnologías que tendrá la superficie de la Villette de Francia –la ciudad de la ciencia de París– en la que se experimentará en la relación del público con la ciencia. Como toda comunicación científica, Tecnópolis estará sostenido por varias metáforas. Un trencito recorrerá estaciones con nombres de científicos y una extensa línea de tiempo con un relato de 100 hitos científicos y tecnológicos nacionales. Miradas al Sur pudo acceder a los eslabones de esa historia de la tecnología ligada al desarrollo, y aquí se reproducen algunos: •1810- “Armas para la independencia”: La tecnología no fue ajena a la Revolución de Mayo. En 1812, el español Ángel Monasterio (recordado como el Arquímedes de la Revolución), logró fundir en Buenos Aires la primera pieza de artillería: un mortero de bronce de 12 pulgadas que fue bautizado Túpac Amaru. •1857- “Los primeros ferrocarriles”: A cuatro años de promulgada la Constitución de 1853 se inauguró en Buenos Aires el primer ferrocarril. Aquel fue un tramo inicial de sólo nueve kilómetros del Ferrocarril del Oeste, que se extendía desde Plaza Lavalle hasta Flores. •1887 - “Llega la electricidad”: A menos de diez años de que Thomas Edison desarrollara la lámpara eléctrica, en 1887, la electricidad llegó al Río de la Plata con la creación de la Compañía General Eléctrica de la Ciudad de Buenos Aires. •1891 - “Sistema de identificación de huellas dactilares”: Juan Vucetich logró obtener las primeras fichas dactilares del mundo con las huellas digitales de 23 procesados. •1909 - “Estaciones experimentales para investigación agraria”: La primera fue la Estación Experimental Agrícola Obispo Colombres, fundada por el gobierno de Tucumán para promover la mejora del rendimiento de las variedades locales de caña de azúcar. •1928 - “Los primeros aviones de fabricación nacional”: Se creó la Fábrica Militar de Aviones, en Córdoba, en una instalación de 8.300 metros cuadrados y más de 230 ingenieros, técnicos y operarios especialistas. •1941 - “Juan Manuel Savio y la siderurgia”: Una novedad de la década de 1930, fue la emergencia de un grupo de militares que se interesaba por el desarrollo tecnológico. La figura destacada fue el general Savio, que consideraba que la existencia de una industria nacional integrada era la base imprescindible para garantizar la defensa del país. •1948 - “La Universidad Obrera Nacional”: La sanción de una ley en 1948 hizo posible la creación de la Universidad Obrera Nacional, que apuntaba a la democratización de la educación, favoreciendo la formación profesional de la clase trabajadora. •1951 - “El avión caza a propulsión Pulqui II”: El ocho de febrero de 1951, el primer avión caza a propulsión construido en América latina, el Pulqui II, hizo su vuelo de presentación oficial en el Aeroparque Jorge Newbery. Ese día sostuvo el general Juan Perón: “Es necesario cumplir el plan hasta fabricar el último tornillo de la máquina en nuestra tierra”. •1958 - “El RA-1 y la primera reacción en cadena de América latina”: En la madrugada del 17 de enero de 1958, un grupo de investigadores de la Comisión Nacional de Energía Atómica (Cnea) realizó la primera reacción en cadena del hemisferio sur al poner en marcha el reactor nuclear de investigación RA-1. •1962 - “Una computadora hecha por ingenieros argentinos”: En la Facultad de Ingeniería de la UBA se desarrolló la computadora Cefiba (Computadora Electrónica de la Facultad de Ingeniería de Buenos Aires). •1983 - “La Argentina anuncia que puede enriquecer uranio”: La Cnea y la empresa Invap obtienen uranio enriquecido en instalaciones secretas ubicadas en Pilcaniyeu, a 50 kilómetros de Bariloche. •1986 - “El acelerador de iones pesados Tandar”: Inédito en cuanto a costos, niveles de organización y capacidades involucradas, significó un salto cualitativo riesgoso e innovador para la física experimental en la Argentina. En Tecnópolis predomina –aggiornado–, el mismo gen que rigió el origen de la República de los Niños: construir ciudadanía. En aquel parque inaugurado por Juan Domingo Perón hace 60 años en la localidad de Gonnet, partido de La Plata –fue el primer parque temático de América y el mayor emprendimiento infantil de Latinoamérica, que inspiró a Walt Disney para Disneylandia–, el fundamento era el de enseñar a ejercer los derechos y obligaciones que en todo país democrático poseen los ciudadanos. A partir de Tecnópolis, el acceso, el debate y la apropiación social de la ciencia y la tecnología es un derecho. • Cooperación. Barañao y un acuerdo con funcionarios de la Unión Europea El ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao, firmó junto al jefe de la Delegación de la Unión Europea, Alfonso Diez Torres, un acuerdo para llevar adelante el “Programa de Fortalecimiento de la Competitividad de las Pymes y Creación de Empleo en Argentina”. El convenio financiará con 19.600.000 millones de euros, diversas actividades para introducir nuevas tecnologías en sectores industriales y fomentar la creación de empresas basadas en la innovación en el área de nanotecnología. El proyecto será ejecutado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva y se enfocará en cuatro sectores industriales: metalmecánica (incluye autopartes), agroalimentos, salud y electrónica. A su vez, se creará una Plataforma de Nanotecnología nacional que vincule a los sectores académicos y científicos, empresariales, gubernamentales y productivos para fomentar proyectos y acciones de cooperación internacional con plataformas y programas de la Unión Europea y América latina. Las prioridades de cooperación se enfocan en el fortalecimiento de la educación, la capacitación y el desarrollo de capital humano, la mejora de la competitividad económica y el fortalecimiento de las relaciones entre la Unión Europea y nuestro país.