Copa del Rey: fútbol y política

Año 5. Edición número 195. Domingo 12 de febrero de 2012
Profesor loco. Las expectativas para vencer a Messi están puestas en la sabiduría de Marcelo Bielsa.
El torneo que juegan en España los equipos de todas las categorías volverá a tener en la final al Athletic de Bilbao, el primer campeón, ante el Barcelona de Lionel Messi.

Siempre apegados a las causas reales, los fundadores del Madrid, Carlos y Juan Padrós, avistaron que el Rey Alfonso XIII cumplía la mayoría de edad y que el fútbol no podía quedarse afuera de semejante acontecimiento que –además– generaba su asunción al trono; tenía que ser parte de los festejos. Así pensaron la Copa de la Coronación que se disputó en 1902 en el Hipódromo de la Castellana.
Por su parte, siempre apegada a las causas madridistas, la corona le devolvió el guiño al Real. Al año siguiente, Alfonso, futbolero, donó la Copa. Y pidió que quien la ganara tres veces se la quedase, lo que por supuesto no generó resistencia. La primera edición de 1903 tuvo rango de Campeonato de España y fue ganada –vaya paradoja– por el Athletic de Bilbao.

Sello. El estigma impregnado por los hermanos Padrós no fue menor. Lo que hoy se llamaría “posicionamiento de marca” funcionó a la perfección. Alfonso, de sólo 16 años, era hijo póstumo de Alfonso XII, símbolo de la restauración borbónica de lo segunda mitad del siglo XIX. Muerto de tuberculosis con sólo 27 años, no pudo conocer a su único heredero varón. Fue su madre, María Cristina de Austria, la que ejerció el poder monárquico hasta 1902, cuando asumió y comenzó a disputarse su copa.
“En este año me encargaré de las riendas del Estado, acto de suma trascendencia tal como están las cosas, porque de mí depende si ha de quedar en España la monarquía borbónica o la república; la reforma social a favor de las clases necesitadas, el ejército con una organización atrasada a los adelantos modernos, la marina sin barcos, la bandera ultrajada, los gobernadores y alcaldes que no cumplen las leyes, etc. En fin, todos los servicios desorganizados y mal atendidos. Yo puedo ser un rey que se llene de gloria regenerando a la patria (…), pero también puedo ser un rey que no gobierne, que sea gobernado por sus ministros y por fin puesto en la frontera”. La declaración de principios es del 1º de enero de 1902.
Alfonso veía que su recorrido era largo y con una circunstancia política que acompañaba: con elevada imagen positiva, ante todo entre los liberales ibéricos. En este contexto, acercarse al fútbol –que era acercarse a las clases que aborrecían su casta– le sumaba mucho más de lo que le restaba. Y, en definitiva, lo mismo vieron los Padrós, quienes entendieron que el desarrollo del club debía estar siempre en sintonía con la corona.
Ninguno de los dos le erraron, Alfonso extendió su reinado hasta 1931 y el Madrid organizó las primeras 8 copas, quedándose con cuatro y consolidándose como “La Casa Blanca”.
La primera edición de la copa (1902) tuvo una designación a ojo. La jugaron, a criterio de los hermanos del Real, “los equipos más representativos de España”. Además del Athetic de Bilbao y el Real, participaron el Vigo, el Huelva, el San Sebastián (luego Real Sociedad), el Salamanca y el Barcelona. Eso sí, en la segunda edición, cuando el Rey donó la Copa, estos cuatro equipos decidieron no participar. En Barcelona, particularmente, estaba mal visto hacerse de una copa donada por “en Cametes” (Piernasflacas, en catalán).

A Marruecos. En el orden político, los incendios de Alfonso fueron varios. El más fuerte comenzó en 1912, cuando Francia le cedió a la corona al proteccionismo del Rif, una zona montañosa del norte marroquí. Cuando las tropas reales avanzaron, los focos de resistencia contra la ofensiva española eran inabarcables para el Rey que, fiel a su naturaleza colonialista, ya tenía un ejército de 250 mil soldados y había desembolsado 581 millones de pesetas apara asegurarse el territorio marroquí. No alcanzó, el avance de las tropas reales terminó con 13 mil soldados masacrados en lo que se conoció como el "”Desastre de Annual”.
Pero –tal cual dice Divididos– en el mundo hecho ajedrez, nunca el peón se come al Rey. La reacción española llegó en 1924 con otros 13 mil soldados que respondían al dictador catalán Miguel Primo de Rivera, responsable de un golpe de estado en Catalunya –camuflado en rechazo a la guerra– y apoyado por el Rey. La invasión se conoció como “desembarco de Alucenas” y los historiadores la consideran el “primer desembarco aeronaval de la historia mundial”. Fue estratégicamente perfecto. Uno de los cerebros que acompañaron a Primo de Rivera fue el coronel Francisco Franco que, tras su performance, fue ascendido a general, y más luego a Generalísimo.

Al fútbol. Pero la invasión no paró un segundo la Copa, más bien todo lo contrario. Cuando en 1913 se llegó a la “unificación del fútbol español”, a través del nacimiento de la Real Federación Española, el torneo –hasta allí, para unos pocos– se nacionalizó y diez regiones de España tuvieron acceso a través de los buenos resultados que obtenían en sus ligas locales. Para utilizar un término de moda en el fútbol local, la copa se “federalizó”. Claro que su suerte estaba atada a la de Alfonso que, luego de reinar casi 30 años, padecía aún más problemas que Mourinho en el Real. Entre ellos, el tendal que había dejado la guerra del Rif, el aborrecimiento de las clases intelectuales y de los estudiantes y una sublevación militar del cuerpo de Artillería por la reasignación de algunos ascensos. Con la lenta degradación del poder monárquico, la Real Federación Española pasó a ser la Federación Española en 1929 y empezó a impulsar la Liga de España (la que conocemos hoy). La Copa del Rey pasó súbitamente a segundo plano. Con la caída definitiva de Alfonso en 1931 (que terminó “puesto en la frontera”, como lo había autovaticinado), al año siguiente se disputó bajó el nombre de “Copa del Presidente de la República”.
En 1936, cuando estalló la guerra civil, las regiones republicanas de Levante y Catalunya siguieron jugando la Copa que pasó a llamarse “Copa de España Libre”. Una vez Franco en el poder propulsó los torneos regionales nuevamente y la Federación Española le puso un nombre que se transformó en una maravillosa síntesis: “Copa del Generalísimo”, el que llevó hasta su caída, en 1977, cuando pasó a llamarse Copa del Rey.

Hoy. El novelista Manuel Vázquez Montalbán resumió con fina ironía catalana el significado de la Copa del Rey en su libro póstumo Fútbol. Una religión en busca de un dios, editado en 2005. “La Copa del Rey se ha convertido en un torneo entre equipos superadores de su propio cansancio o hastío. Con Franco era otra cosa. Si todavía se llamara Copa del Generalísimo, no se habrían atrevido a convertirla en esta guadianesca competición que es hoy, difícil de memorizar, incapaz de generar el más mínimo espíritu épico ni lírico.”
Quizás esta reflexión suene exagerada en estos días, cuando la expectativa que genera la final que se disputará en mayo próximo enfrenta mano a mano a Messi-Guardiola vs Bielsa (Barça vs. Athletic), justo cuando el torneo cumple 100 años. Además, viene a la memoria el partido disputado en 1984, en aquella final entre el Barcelona de Menotti y Maradona vs. el Athetic de Clemente y Goicotxea, terminado en una batalla, por la que Maradona fue personalmente a pedirle disculpas al rey Juan Carlos por el papelón.
En algo se parecen las tres finales disputadas entre vascos y catalanes. Aquella primera de 1903, con la donación de la Copa de Alfonso para sumar puntos a su asunción, la de 1984 con el pedido de perdón de Diego a Juan Carlos, el futbolista más popular del planeta solicitando las disculpas de un Rey que hace 28 años era el mismísimo bronce. Y el marco de una España convulsionada donde las acciones monárquicas están en caída, es la referencia de hoy. Siempre política y fútbol están de la mano y se abrazan. Casi como Bielsa a sus convicciones y Guardiola a las suyas.

Promedio: 5 (7 votos)
Seguinos en Twitter
Print preview icon

Otras notas

  • Antes de que el marketing deportivo tuviera espacios en el subte y en la TV, ya había tipos que estaban en tema. Alberto J. Armando dijo a mitad de los ’60 que Boca era la “mitad más uno” del país. Nunca registró el slogan, de lo contrario hubiese cobrado un buen dinero. De hecho, pasaron 45 años y a ningún publicista se le ocurrió una manera mejor de definir la popularidad de Boca. En esa misma época, el Puma vio que había mucho tiempo entre la finalización de un torneo oficial y el arranque del siguiente, y visualizó en la Costa el lugar para jugar al fútbol en verano.

  • Ahí están los catalanes publicando en todas las redes sociales la alegría de ser contemporáneos al equipo más relevante de la historia del club. Son ellos, los incomprendidos, los rechazados por el poder central de Madrid, son los actuales reyes de una actividad que multiplicó ilimitadamente la atención del Viejo Mundo, en el fútbol. Ahí están aquellos que aún buscando apartarse del resto –dicen– contribuyen al tesoro nacional con sus impuestos como en ninguna otra región del país.

  • La última Copa América disputada en Argentina tuvo acaso un sólo parecido con la que arrancará en julio: la expectativa por poder ver en la cancha –y en su esplendor– al mejor futbolista del mundo. En 1987 era Diego Maradona, quien gozaba de su pico de rendimiento en el Nápoli. Dentro de unos días, Lionel Messi. En aquellos años, el fútbol aún no había dado su salto de juego espectáculo a mega espectáculo económico. Los derechos televisivos no eran codiciados, ya que el cable recién ese año empezaba a estar en los televisores de los hogares argentinos.

  • Apenas cinco meses y cinco días de vida tenía Juan Sebastián Verón cuando River Plate se quitaba de encima aquella otra mufa de su historia, que por 18 años le había negado la consagración. El ex club millonario se daba el lujo de tener en el banco al exquisito Alejandro Sabella y, casualmente, obtuvo ese campeonato del ’75 relegando al segundo lugar al Estudiantes de Juan Ramón Verón. Como la Bruja, Pachorra y la Brujita dejaron su marca en Estudiantes. Y en el fútbol argentino y en el inglés.

  • Desde las 15.30 será la hora de la verdad para conocer el verdadero poderío de Alemania, una selección que más allá de su alicaído presente siempre es potencia a obtener el título. En frenta estará la débil Australia, un conjunto que históricamente es marginal dentro del fútbol del planeta pero que ha clasificado a las últimas ediciones de la Copa del Mundo. El match es parte del Grupo D que también integran Serbia y Ghana. Estos equipos se enfrentarán a partir de las 11 de hoy.
    El tercer partido que completa la jornada dominguera es Argelia versus Eslovenia, que jugarán desde las 8.30.

  • La cumbre entre la presidenta brasileña Dilma Rousseff y el titular de la Fifa Joseph Blatter se precipitó tras una crisis entre los delegados encargados de la organización. El secretario general de la entidad deportiva, Jerome Valcke, sostuvo que “Brasil merece una patada en el trasero”, a lo que el recientemente asumido ministro de Deportes, Aldo Rebelo, retrucó increpando sobre quién se debería llevar el “patadón”, traducción elegante de una discusión que puso al vilo la realización del megaevento en Brasil.