El Pentágono se muda a Chile y Perú

Año 5. Edición número 212. Domingo 10 de junio de 2012

Los gobiernos de Ollanta Humala y Sebastián Piñera acaban de firmar significativos acuerdos de cooperación en defensa con los Estados Unidos. Oficialmente, en ambos casos, el Comando Sur norteamericano se comprometió a desembolsar medio millón de dólares para construir en Concón (Provincia de Valparaíso, Chile) un Centro de Entrenamiento para Personal de Operaciones de Paz y en la provincia nororiental de Piura un Centro de Operaciones de Emergencia Regional (Coer). Pero, de acuerdo a la denuncia de las organizaciones sociales y en concordancia con la línea histórica intervencionista de Washington en la región, los nombres ampulosos de ambas unidades operativas serían meros eufemismos para camuflar su identidad real como bases militares norteamericanas. Ana Esther Ceceña, reconocida investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México, entiende que la actual estrategia comunicacional del Pentágono para no herir a las sociedades civiles locales se debe a que “ahora el estilo de intervención es distinto. Las bases militares son presentadas como centros de ayuda humanitaria, de atención a emergencias o de entrenamiento; lo que igual permite una interacción constante con las fuerzas locales, al mezclar personal policíaco y militar. Esto se asemeja mucho a una especie de Escuela de las Américas desagregada”.
Según una investigación de la revista chilena Punto Final, los ejercicios de adiestramiento que se están ejecutando en Concón no obedecen al supuesto manual de acción para entrenar a cascos azules de la ONU. “La prensa chilena informó –pero luego omitió– la presencia en la instrucción de efectivos de las fuerzas especiales de Carabineros y de la Policía de Investigaciones, lo que causó indignación en organismos de derechos humanos y en parlamentarios. También, llamó la atención la apariencia de los civiles que “enfrentan” a los entrenadores: jóvenes con pañoletas palestinas o encapuchados”, advierte el colega Arnaldo Pérez Guerra en un artículo titulado “Escuela de represión urbana”.
El caso peruano, si bien todavía la base no se estrenó porque recién comenzaron a diseñarse los planos de edificación del nuevo Coer, es importante porque el Pentágono está concretando el objetivo de asentarse militarmente sobre el Océano Pacífico –la vía marítima occidental es la principal ruta para el ingreso de cocaína a California–, una aspiración que estaba en pie desde el año 2009 cuando el gobierno de Rafael Correa expulsó a los marines norteamericanos de la base de Manta porque violaba la nueva Constitución aprobada durante su mandato. Además, el hecho pone en offside el supuesto antiamericanismo del presidente Humala ya que, incluso, el anterior jefe de Estado, Alan García, intentó firmar el acuerdo con el Comando Sur pero retrocedió ante la presión social. Ricardo Soberón, experto peruano en militarización y narcotráfico, explica a Miradas al Sur que: “La propuesta de Washington para trabajar una instalación que pudiera reemplazar a Manta viene desde el 2006. El tema estaba en estudios y fue cayendo porque fue creciendo la sensibilidad social con respecto a la apertura de fronteras e impunidad para los soldados norteamericanos. Igualmente, todos estos años se autorizaron pactos militares con el Pentágono, como el programa Nuevos Horizontes, el Halcón-Cóndor o el ingreso en el 2009 de 15 embarcaciones de la IV Flota norteamericana a los puertos de El Callao y Salaverry”.

Promedio: 4.7 (21 votos)
Seguinos en Twitter
Print preview icon

Otras notas

  • Ana Esther Ceceña, directora del Observatorio Latinoamericano de Geopolítica, analiza las relaciones de dominación impuestas por los Estados Unidos en la región en torno de dos ejes. El primero, de orden social: la “militarización de las relaciones sociales” latinoamericanas. Puesto que el mercado ya no alcanza para controlar de forma suficiente a los pueblos de la región, la “visión militar” se sobrepone al mercado y lo complementa como eje ordenador de la totalidad.

  • Los halcones de la agencia anti- narcóticos norteamericana DEA, expulsados tiempo atrás por el gobierno de Bolivia por montar una campaña de desestabilización política contra el presidente Evo Morales e, históricamente, denostados por los organismos de derechos humanos latinoamericanos por utilizar el conflicto de las drogas como pantalla para intervenir las políticas de seguridad locales, acaban de estrenar oficina en la bucólica ciudad de Montevideo.

  • Telma Luzzani comienza su libro sobre las bases militares norteamericanas en Latinoamérica librando su propia batalla, contraatacar el discurso dominante que intenta naturalizar que Washington ha relegado su presencia en la región porque tiene otras prioridades políticas en su agenda exterior. En dicha misión, la conductora de Visión Siete Internacional comienza los primeros capítulos recordando lecciones que vienen del fondo de la historia: “EE.UU.

  • La costa uruguaya, un punto estratégico de la Cuenca del Plata, hoy es un teatro de operaciones de la fuerza militar más letal y despiadada de los Estados Unidos: los temibles marines Seals. En concreto, quince militares de este grupo de elite del Pentágono, encargado de liquidar en cuarenta minutos al ex número uno de la red Al Qaeda, Osama Bin Laden, y que tuvo una participación central en la invasión a Panamá de 1989, está entrenando desde el último 15 de mayo, y por un mes de duración, al Cuerpo de Fusileros Navales de la Armada uruguaya en "intervención de embarcaciones ilícitas".

  • En la moderna y protegida mole de acero y cemento que sirve de sede a la embajada de Estados Unidos en Chile, en Avenida Andrés Bello, con el río Mapocho a sus espaldas y la torre Titanium y el lujoso InterContinental Hotel al frente, funcionan varias oficinas que sirven al espionaje norteamericano. Están dotadas de infraestructura informática y de telecomunicaciones y tecnología para labores de inteligencia. Cuentan con un grupo de funcionarios especializados en recopilar información sensible sobre Chile y planificar y coordinar operaciones.

  • Cinco meses atrás, Ricardo Soberón asumía la Secretaría antinarcóticos de Perú –principal productor mundial de cocaína– con un programa renovador y alejado de los criterios de la DEA norteamericana. Ahora, esa promesa de cambio de paradigma en la guerra contra las drogas acaba de llegar a su fin. Sin embargo, en diálogo telefónico con Miradas al Sur desde Lima, Soberón advierte que no fue Washington el responsable de ponerle coto a su gestión y apunta “hacia el giro conservador del gobierno de (Ollanta) Humala” como el autor político de su retiro prematuro.