Final del juego para el Gordo Garachico

Año 6. Edición número 294. Domingo 05 de enero de 2014

Entre los 21 imputados en el juicio por el centro clandestino de detención conocido como La Cacha, que comenzó la semana pasada en La Plata, hay uno cuyo nombre es bien conocido por quienes siguen la investigación de Miradas al Sur sobre los crímenes cometidos por la Concentración Nacional Universitaria (CNU). Se trata del ex oficial de la bonaerense Julio César Garachico (a) El Gordo, señalado por múltiples fuentes como el policía encargado de coordinar la liberación de zonas para que la patota de la CNU platense capitaneada por Carlos Ernesto Castillo (a) El Indio pudiera realizar sus secuestros y asesinatos sin interferencias.
Junto con Garachico, los magistrados del Tribunal Oral Federal N° 1 Carlos Rozanski, Pablo Jantus y Pablo Vega deberán juzgar las responsabilidades del ex ministro de gobierno de la provincia de Buenos Aires, Jaime Smart, y de los represores Miguel Etchecolatz, Edgardo Gargano, Horacio Luján, Miguel Ángel Amigo, Carlos Hidalgo Garzón, Jorge Di Pasquale, Gustavo Cacivio, Ricardo Fernández, Luis Perea, Roberto Balmaceda, Emilio Herrero Anzorena, Carlos Romero Pavón, Anselmo Palavezzati, Juan Carlos Herzberg, Raúl Espinoza, Claudio Grande, Héctor Acuña, Rufino Batalla e Isaac Crespín Miranda.
La trayectoria de Garachico dentro del aparato represivo estatal lo ubica a fines de la década de los ’60 como integrante de un “comando de represión” dependiente de la Dirección de Investigaciones de la Policía de la Provincia de Buenos Aires. Luego pasó a la Unidad Regional de La Plata, desde donde coordinó la liberación de zonas para la CNU entre 1974 y abril de 1976. Perpetrado el golpe cívico-militar del 24 de marzo de 1976 formó parte de un grupo de tareas con base en la Comisaría Quinta de La Plata y bajo las órdenes directas del comisario Etchecolatz, mano derecha del jefe de la Bonaerense, Ramón Camps.
Garachico también está procesado por las muertes de los militantes montoneros Luis Bearzi y Marcelo Bettini en un operativo durante el cual, según confesó, sólo se encargó de liberar la zona para que actuara el comando encargado de capturarlos. Otros dos hitos de su trayectoria en la represión ilegal son la participación en el operativo durante el cual fue secuestrada Clara Anahí, la nieta de la fundadora de Abuelas de Plaza de Mayo, Chicha Mariani, y su desempeño como torturador en La Cacha, denunciado por Jorge Julio López durante el juicio contra Miguel Etchecolatz por los crímenes cometidos en el llamado Circuito Camps.
Terminada la dictadura y hasta 2006, Garachico se desempeñó como gerente de una cadena de casinos en Esquel y Puerto Madryn. En septiembre de ese último año, poco después de que Jorge Julio López lo señalara como torturador en el juicio contra Miguel Etchecolatz, El Gordo huyó de Puerto Madryn con destino desconocido. En realidad se había refugiado en Mar del Plata, donde vivió tranquilamente hasta que la investigación de Miradas al Sur hizo público que se encontraba en esa ciudad y que, aunque la Justicia conocía su paradero, aún no había hecho nada para detenerlo (ver el artículo “Un policía de la CNU vive tranquilo en Mar del Plata”, publicado el 8 de enero de 2012).
Julio César Garachico (a) El Gordo fue finalmente detenido en abril de 2012 por orden del entonces titular del Juzgado Federal N° 3 de La Plata, Arnaldo Corazza, en el marco de la causa que investiga las muertes de Bearzi y Bettini. A pesar de los numerosos testimonios que señalan su participación en el accionar de la patota de la CNU hasta la fecha, no ha sido imputado en ninguna de las causas relacionadas con el accionar de ese grupo de tareas parapolicial.

Promedio: 4.7 (9 votos)

Comentarios

Perdon, pero no es Casino Club S.A. sino, Casino Punto y Banca S.A. mismo domicilio de facturación en Puerto Madryn,que el American Data del hijo del Coronel Vildoza, hoy preso.
También con varias propiedades en Miami por cierto.

Este sujeto de la Bonaerense vivio muchos años en Pto. Madryn , en donde era Gerente de Casinos, propiedad de Casino Club SA.
DENUNCIA: Como casino , la empresa debia depositar mensualmente un monot de dinero, por explotacion de juegos en Chubut y se hacia en la Delegacion de Loteria del Chubut en Pto. Madryn.Como debia una suma muy alta, GARACHICO, en la fecha que fue conminado a depositar , lo hizo sobre el cierre de la agencia Madryn , a eso de las 14 hs. . Hecho el deposito , y cinco minutos despues, una patota asalta con armas de fuego incluidas, la mencionada agencia , llevandose el dinero que habia depositado Garachico. Tipica operacion de un Grupo de Tareas.
Se hizo la pertinente denuncia penal y comenzo la sustanciacion de la causa. Se le dio intervencion al Tribunal de Cuentas de Chubut, para determinar el monto sustraido . En esa oportunidad , el tal Garachico hace una viisita a su amigo el Cr. Sergio Caamiñas, Presidente del Organismo y acto seguido la causa se cerró.
El detalle es que el Tal Cr. Caamiñas, siempre ha reivindicado a la CNU , en la que milito en sus epocas de Estudiante de Cs. Economica , en La Plata.-
El tal Caamiñas, se jacta de haber participado en reuniones de la Derecha Peronista en La Plata (incluidad la CNU) y de repartir el diario CABILDO, organo de difusion de la mencioanda Organizacion de extrema derecha. Rawson , 26/02/14

Enviar un comentario nuevo

  • Etiquetas HTML permitidas: <i> <b> <u>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres mostrados en la imagen.
Seguinos en Twitter
Print preview icon

Otras notas

  • Por esas perversiones del terrorismo de Estado, el oficial principal de la policía bonaerense Julio César Garachico (cuyo apellido apareció publicado como Garachino, por un error tipográfico el domingo pasado en Miradas al Sur) estuvo a cargo de la patrulla policial que detuvo a la banda liderada por El Indio Castillo el 29 de abril de 1976, cuando el grupo de tareas de la CNU intentaba secuestrar a Juan Carlos El Vaca Arias.

  • El lunes pasado, cuando declaró como acusado en la causa por el circuito Camps, el represor y genocida Carlos García (a) El Oso aportó, quizás involuntariamente, una información clave para demostrar la articulación de la patota de la Concentración Nacional Universitaria (CNU), capitaneada por Carlos Ernesto Castillo (a) El Indio, con el aparato represivo ilegal antes y después del golpe del 24 de marzo de 1976.

  • El ex policía Julio César Garachico (a) El Gordo sigue sin ser procesado por los crímenes de lesa humanidad cometidos por la Concentración Nacional Universitaria (CNU), organización para la que liberaba zonas desde la Policía Bonaerense. Sin embargo, esta semana, la Cámara Federal de La Plata lo imputó como “autor mediato” de las muertes de los militantes montoneros Luis Eduardo Sixto Bearzi y Marcelo Gabriel José Bettini, ocurridas el 9 de noviembre de 1976 en la localidad de Tolosa, cerca de La Plata.

  • Luego de haber sido instado por la Cámara Federal para que diera pronto despacho a medidas procesales solicitadas por la Fiscalía y las querellas en varias causas relacionadas con violaciones de los derechos humanos, el titular del Juzgado Federal N° 3 de La Plata, Arnaldo Corazza, detuvo finalmente esta semana a los ex policías Tomás Rotella (a) El Negro y Julio César Garachico (a) El Gordo, integrantes de un grupo de tareas de la Policía Bonaerense que estuvo activo antes y después del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976.

  • El paradero del ex policía Julio César Garachico, identificado por Miradas al Sur como uno de los integrantes de la Bonaerense encargados de liberar zonas para el accionar impune del grupo de tareas de la Concentración Nacional Universitaria (CNU) en La Plata, parece ser un misterio para el Juzgado Federal de Arnaldo Corazza, que debe investigar esos crímenes. Sin embargo, esa es una falsa impresión, ya que el juez cuenta información certera que ubica a Garachico en la ciudad de Mar del Plata, donde adquirió una vivienda y un lote en la calle Nápoles 3626.

  • La Justicia Federal elevó a juicio oral la causa en la que están imputados 18 represores por más de 130 casos de privación ilegítima de la libertad, tormentos y apropiación de hijos de desaparecidos, ocurridos en el centro clandestino de detención conocido como La Cacha, que funcionó durante la dictadura en las afueras de la capital provincial. La medida la adoptó el juez federal Manuel Humberto Blanco, luego de la acusación que presentó la Unidad Fiscal Federal, representada por los fiscales Marcelo Molina, Hernán Schapiro y Gerardo Fernández.