La hora de la guerrilla fantasma

Año 5. Edición número 199. Domingo 11 de marzo de 2012
El tercer hombre. Juan Marcos Fernández, el hijo del intendente, es la única cara visible de una misteriosa trama.
El asesinato de un policía en Junín de los Andes fue una caja de sorpresas. ¿Cuál fue el rol del hijo de un intendente en el crimen? La curiosa hipótesis que señala la vinculación de terroristas chilenos en el caso.

El asesinato del sargento ayudante José Aigo sumió a la Policía de Neuquén en un nerviosismo notable. Durante la tarde del 7 de marzo –apenas a 12 horas del episodio–, un suboficial que participaba de un control vehicular en la ruta nacional 234, cerca del puente de La Rinconada, a escasos kilómetros de Junín de los Andes, le disparó a un automovilista. Ocurre que éste había cometido el pecado de frenar en forma tardía.
Lo cierto es que aquella ciudad y San Martín de los Andes son ahora el escenario de una trepidante cacería. Cientos de uniformados, con el apoyo de avionetas y helicópteros, efectúan rastrillajes hasta en los rincones más recónditos de esa geografía patagónica para dar con los dos fugitivos sospechados del homicidio. A la búsqueda se sumaron peones de estancias, baqueanos y pobladores rurales. Pero las hipótesis de los investigadores son aún inciertas.
Al principio, aseguraron que los victimarios eran cazadores furtivos. Luego fueron sindicados como narcos. También se especuló con su pertenencia a una banda abocada al traslado ilegal de personas hacia ambos lados de la cordillera. Sin embargo, en las últimas horas alguien echó a rodar una versión que entusiasma de sobremanera al espíritu público: la pista guerrillera. Según sus sostenedores, en el trágico final del policía resaltaría el largo brazo de un ignoto grupo terrorista chileno. En el medio, la única cara visible del asunto –Juan Marcos Fernández, primogénito del intendente de San Martín de los Andes– dispara más incertidumbres que certezas.

Los idus de marzo. Durante la madrugada del miércoles, la chicharra del celular sacudió su sueño. Aún adormilado, llevó el aparato hacia su oreja. En ese instante, la frase que oyó desde el otro lado de la línea hizo que los párpados se le abrieran de golpe. Así fue como Juan Carlos Fernández, quien desde el 10 de diciembre de 2011 gobierna San Martín de los Andes, supo que el mayor de sus cuatro hijos estaba en un calabozo debido al homicidio del sargento Aigo.
El intendente llegó a la comisaría 23ª antes de que clareara. Allí lo recibió un hombre de civil con cara de pocos amigos. Era nada menos que el jefe de la Policía de Neuquén, comisario general Raúl Laserna. Éste se había puesto al frente de la pesquisa en cuestión. Su forzado huésped, el joven Juan Marcos, seguía en el calabozo. Recién a la mañana fue trasladado a la Alcaidía de Junín de los Andes y, luego, al despacho del juez Joaquín Cosentino. A esa altura, el sangriento suceso que lo tuvo de protagonista ya poseía una difusión a escala nacional.
A juzgar por el testimonio del policía que sobrevivió al ataque, el oficial inspector Pedro Guerrero, lo ocurrido a las 2.15 de ese día en la ruta provincial 23, a la altura del paraje Pilo Lil, fue como una escena de Sam Pekinpah. Un patrullaje de rutina. Dos tiros gatillados desde una camioneta Mitsubishi. Y la aterrorizada sorpresa de Aigo, quien se desploma moribundo. Guerrero, con su reglamentaria ya en el puño, lograría consumar cuatro acciones a la vez: esquiva tiros, responde el ataque a pura bala, atiende a su colega y amarroca a Fernández.
Juan Marcos permanecía inmóvil, casi petrificado, mientras sus compañeros de travesía huían a campo traviesa hasta perderse en una zona boscosa. No tardaron en volver sobre sus pasos para recuperar la camioneta. Lo intentaron dos veces. Ello produjo más derroche de pólvora. Al final, se perdieron para siempre. Fernández ahora temblaba. Sobre el pavimento había una 50 cápsulas servidas.
Guerrero cree que uno de los atacantes está herido.
El intendente Fernández, un maestro rural con una añeja militancia en las filas peronistas, sólo pudo intercambiar unas palabras con su vástago, antes de que éste, esposado por la espalda, fuera ingresado al despacho del magistrado. Dicen que, en tales circunstancias, el muchacho alcanzó a farfullar: “Estoy espantado. No sé qué pasó”.
No se lo veía en San Martín de los Andes desde el día en que su padre asumió la jefatura comunal, tras arrebatarle esa plaza al Movimiento Popular Neuquino (MPN) en las elecciones de octubre con una alianza de partidos progresistas. Fruto del matrimonio ya disuelto de Fernández con una médica sanitarista, Juan Marcos supo participar en la programación de la Radio Pocahuyo, una FM local especializada en temas sociales. Casado y padre de dos niños. El año pasado se afincó con su familia en una chacra que había comprado en el poblado Mallín Ahogado, a 25 kilómetros de El Bolsón. Allí acababa de construir su casa y se mantenía haciendo fletes con su camioneta Mitsubishi. Según su entorno, en el marco de esa actividad habría estado en compañía de los dos sujetos que ahora son buscados en la provincia.
En ello, al parecer, se basó su declaración ante Cosentino. Lo cierto es que por ahora sus dichos son un secreto mantenido bajo siete llaves. Trascendió que –en calidad de demorado– Juan Marcos describió a los dos prófugos; habría señalado que son ciudadanos chilenos, aunque sin aportar datos firmes sobre sus identidades y ocupaciones. Tras varias horas en ese despacho, su condición giró hacia la de testigo. “Para el juez no tuvo protagonismo en el hecho y no quedó imputado en nada”, explicó el abogado, Mariano Laprida, luego de que su pupilo recobrara la libertad.
En tanto, los elementos secuestrados en la camioneta –entre ellos, una mochila con documentos– posibilitó establecer la filiación de al menos uno de los homicidas: el chileno Alexis Alfredo Cortez Torre. De él se sabe que ingresó al país por Ezeiza el 2 de marzo desde Caracas, Venezuela, antes de viajar a Neuquén, en donde había adquirido un pasaje en micro para ir a Bariloche. Un informe prontuarial enviado por la policía trasandina registra una detención suya durante la represión a una marcha de protesta en Santiago de Chile en 2005. Ese simple dato dio pié a una hipótesis que vincula el hecho con presuntas actividades en Argentina de un no menos presunto grupo guerrillero de origen chileno: los “lautaristas”.
Así, por caso, llama el diario de Río Negro a esa desconocida cofradía sediciosa. Y –en su edición del 9 de marzo– señala que “son varios los grupos terroristas chilenos con base en el sur del país”. Al respecto menciona al Frente Patriótico Manuel Rodríguez (Fpmr), el Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR) y los ya mencionados “lautaristas”.
Es de dominio público que el Fpmr dejó de operar en Chile a poco de concluir la dictadura de Pinochet, mientras que el MIR actuó hasta 1976, cuando su estructura fue desarticulada por las fuerzas represivas. El “lautarismo”, a su vez, fue una fracción disidente del Movimiento del partido Acción Popular Unitaria (Mapu), que integró la coalición liderada Salvador Allende. En 1980, ya en la clandestinidad, un sector planteó la resistencia armada contra el régimen militar. Este grupo se disolvió unos años después.
El 18 de octubre de 2007 un grupo compuesto por tres ex lautaristas, un ex mirista y un delincuente común desató un infierno de balas en el centro de Santiago tras asaltar una sucursal del banco Security, en calle Miraflores. El hecho incluyó un carabinero acribillado. Al tiempo, los pistoleros fueron atrapados en un pub de San Martín de los Andes, tras protagonizar una batahola etílica. Ello posiblemente haya alimentado la creencia del “rebrote subversivo”.
Es notable que los investigadores abonen semejante teoría a pies juntillas. De hecho, uno de ellos, consultado al respecto por Miradas al Sur, señaló: “Ésa es una de nuestras hipótesis de trabajo. No descartamos ninguna”. También dijo que aún se aguardaban informes adicionales solicitados por el gobierno chileno.
En tanto, los dos prófugos siguen como tragados por la tierra.

Promedio: 4.4 (55 votos)
Seguinos en Twitter
Print preview icon

Otras notas

  • La voz del locutor poseía un tono de otros tiempos: “Sigue en Neuquén la búsqueda de guerrilleros prófugos”. Así tituló el informativo de Radio 10 en la mañana del jueves una actualización de la pesquisa por el crimen del policía José Aigo, acribillado el 7 de marzo en una ruta provincial cercana a Junín de los Andes. En realidad, no había novedades al respecto, salvo una declaración del gobernador Jorge Sapag. Éste elogió la actuación policial: “Se trabaja con mucho coraje en la montaña escarpada y en el bosque cerrado, con un clima que de noche es bajo cero”.

  • A Carlos Gorosito le llamó la atención, eran las siete de la mañana del domingo y su hijo mayor no llegaba. La noche anterior había salido a bailar, pero no acostumbraba a tardar tanto. Pensó que no era para preocuparse. Fabián tenía 22 años, trabajaba toda la semana y tenía derecho a divertirse. Carlos le comentó la situación a su mujer, tomó unos mates, despertó a su hijo menor y se fue a cazar. No usaba un método sofisticado: largaba a los perros en un descampado de Mariano Acosta, su barrio, y veía qué traían.

  • La masacre del Puente Pueyrredón y el asesinato en Neuquén del maestro Carlos Fuentealba fueron, sin duda, los crímenes políticos más resonantes de la Argentina del siglo XXI.

  • El tipo caminaba el viernes por una calle de la ciudad neuquina de Zapala. Su cráneo rasurado le confería un leve parecido a Lex Luthor, el archienemigo de Súperman. Pero ello no era lo más llamativo de su presencia. Ocurre que, en aquel preciso instante, él debía estar tras las rejas en la Unidad 31, una pequeña cárcel situada a 200 kilómetros de allí.

  • En la noche del 31 de diciembre concedió una entrevista telefónica a la radio El Valle, de General Roca. Su tono era afable: “Quiero que el 2012 sea de felicidad para todos los rionegrinos. No soy gobernador porque me pagan sino porque me gusta”. Carlos Soria no imaginó entonces que esa frase de ocasión, dicha a las apuradas, sería su testamento político. Cinco horas después, exactamente a las 4.05 del primer día del año, aquel hombre, ahora desnudo y sangrante, agonizaría en el lecho nupcial. Un tiro en el pómulo izquierdo le desfiguró el rostro.

  • Los dos hijos y la viuda del militante asesinado Gastón Gonçalvez declararon el jueves que el 24 de marzo de 1976 su padre fue secuestrado por el entonces oficial de la comisaría de Escobar Luis Patti, quien lo había amenazado de muerte varias veces para que dejara su actividad allí.
    Manuel, nieto recuperado, y su hermano biológico Gastón Gonçalvez, abrieron la ronda de testigos en el juicio que sigue el Tribunal Oral Federal 1 de San Martín a Patti, Reynaldo Bignone, Santiago Omar Riveros y Juan Meneghini.