La hora del sinceramiento

Año 3. Edición número 123. Domingo 26 de septiembre de 2010

La ley de protección de glaciares, acordada entre el diputado Miguel Bonasso y el senador Daniel Filmus, que obtuvo media sanción en la Cámara Baja, es una ley consensuada y superadora, que protege nuestras fuentes y reservas de agua. Sin embargo, frente a su próximo tratamiento en el Senado, el lobby minero viene agitando tres falsos argumentos, que apuntan a nuevos temores y rechazos, con el objeto de retomar el proyecto anteriormente votado por los senadores, o para proponer modificaciones a la ley Bonasso-Filmus.
El primer argumento es la agitación de un discurso federalista, que poco tiene que ver con la realidad. No sólo porque el Congreso Nacional está habilitado constitucionalmente para dictar leyes de presupuestos mínimos (como lo fue la ley de Bosques), sino porque además, pese a que hoy se habla del “avasallamiento de las provincias por la Nación”, los mismos actores utilizan el argumento contrario (la prioridad de la ley nacional) para iniciar acciones constitucionales contra las leyes provinciales que prohíben la minería a cielo abierto.
Segundo, lo que está en debate no es la insustentabilidad de la minería. El área de glaciares y periglacial que protege la ley votada en Diputados, está lejos de abarcar una amplia superficie: tan sólo prohíbe cualquier actividad extractiva (no sólo la minería), en un 1% de todo el territorio, ¡una proporción ínfima del país, lejos de las barbaridades que se dijeron esta semana en la audiencia especial en el Senado, acerca de que cubriría toda Tierra del Fuego o incluso una parte de Buenos Aires!
Tercero, los defensores de la actividad minera buscan agitar el fantasma del desempleo, incurriendo en el terrorismo estadístico. Según el Indec, en 2009 hubo un promedio de 18.342 asalariados registrados en minería, de los cuales sólo 6.533 en minerales metalíferos. Por más trabajo en negro y empleo indirecto que produzca, no es cierto que “La minería ya genera 500.000 empleos en el país”, como afirma el secretario de minería de la Nación. Como prueba, vean Bajo La Alumbrera, en Catamarca, que prometió 10 mil puestos de trabajo, y hoy sólo cuenta con 800 puestos estables y 1.000 contratados. Y eso, sin contar los costos sanitarios y ambientales.
Hay que expulsar los fantasmas y sincerar el debate: así, el Senado deberá decidir si cede frente a la estrategia del lobby minero, o confirma sin modificaciones la ley votada en Diputados, apoyada por la totalidad de las asambleas y organizaciones ambientalistas que hoy luchan en defensa de un bien básico y tan vulnerable como el agua.

Promedio: 4.8 (34 votos)
Seguinos en Twitter
Print preview icon

Otras notas

  • La presión es “la fuerza o coacción que se hace sobre una persona o colectividad”. También significa “la acción y el efecto de apretar”. Lo que no puede explicar el diccionario es la manera en que se ejerce esa fuerza, acción, coacción y apriete. Lo que a veces queda un poco más claro es sobre quiénes recae.

  • Como diría Clinton. Septiembre: en el debate de la Ley de Glaciares, la senadora giojista Marina Riofrío lanzó: “Acá no se está hablando de hielos sino de prohibir la minería”. Lejos de desmentirla, la mayoría de los que apoyaron la ley Filmus-Bonasso le dieron la razón. El más enfático fue Miguel Pichetto: “Esto recién empieza, después iremos por la renta minera”.

  • La candidata a gobernadora de Catamarca por el Frente para la Victoria, Lucía Corpacci, reconoce que la actividad minera constituye una de las principales fuentes de ingreso en su provincia. Sin embargo, entiende que es necesario modificar la actual normativa para que a la extracción se le agregue mayor valor agregado y permita generar más fuentes de trabajo en el distrito.









  • En una entrevista realizada en el programa Carbono 14 que conduce Eduardo Anguita por Radio Nacional, el diputado Miguel Bonasso se refirió a la aprobación en la Cámara baja de la totalidad de los artículos del proyecto para proteger los glaciares y las áreas periglaciares. Ahora debe aprobarlo el Senado.

    –¿Cómo se llegó a la aprobación en Diputados de esta ley de protección de glaciares?

  • La ley de glaciares, que se debate en el Congreso, debería buscar la preservación de los recursos hídricos por sobre las ganancias de las industrias mineras y petroleras. En la última semana, se intentó avanzar en la reglamentación, pero la aprobación punto por punto quedó inconclusa por falta de quórum. Los proyectos en danza del senador Daniel Filmus y el diputado Miguel Bonasso son muy parecidos, pero las escasas diferencias son significativas.