“La importancia del Censo Nacional”

Año 3. Edición número 126. Domingo 17 de octubre de 2010

El miércoles 27 de octubre se llevará a cabo el Censo Nacional de Población y Vivienda. Contestar el censo es obligatorio y por ello ese día será feriado para permitir que la totalidad de los habitantes de nuestro país puedan responder a los requerimientos de los censistas.
Para entender de manera acabada la importancia que tiene un censo para un país, me parece que como punto de partida vale la pena partir de definiciones básicas que lo definen.
En el terreno de la estadística descriptiva se define como censo, al recuento de individuos que conforman una población estadística, a la cuál es posible definirla como un conjunto de elementos de referencia sobre el que se realizan las observaciones. En tal sentido, un censo efectuado sobre una población estadística se sostiene en la necesidad de la obtención del número total de individuos que conforman una población determinada, utilizando un amplio y variado conjunto de técnicas empíricas de recuento.
Por propia definición, el más típico de los censos es el de población, cuyo principal propósito descansa en determinar el número de personas que componen un grupo, normalmente un país o una nación. En este caso, la población estadística comprendería a los componentes o habitantes del grupo, país o nación. La cuestión no es tan sencilla, y va mucho más allá del mero recuento. La tarea metodológica de un censo de población posee como requisito sustancial la obtención de determinados indicadores asociados. Por ende, también se busca calcular el número de habitantes de un país, correspondiente a un momento o período dado, y se incluyen otros datos estadísticos: cuestiones demográficas, económicas y sociales relativas a esos habitantes, considerados desde un punto de vista cuantitativo. Es la fuente primaria de las estadísticas básicas de población que son necesarias para el manejo y desarrollo de políticas de Estado y cuestiones directamente relacionadas con la planificación económica y social, como marco muestral para la realización de otros censos más delimitados y particulares, otros tipos de encuestas, y -por supuesto- como punto de referencia para las estadísticas continuas. También permitirá cuantificar y caracterizar las viviendas, los hogares y la población del país en un momento determinado. A partir de sus resultados, se podrán conocer las principales características demográficas, económicas y sociales de todos los habitantes del país y sus condiciones habitacionales.
El censo se hace de manera periódica: cada diez años, según la Constitución, las recomendaciones internacionales y la legislación vigente. El decreto reglamentario de la Ley de Estadística estipula que se realicen en los años terminados en cero, en coincidencia con las recomendaciones internacionales.
El miércoles 27 de octubre, más de 600.000 censistas recorrerán todo el país para censar a las personas que pasaron la noche del 26 al 27 de octubre en la vivienda, independientemente de que residan allí. Este censo combinará dos cuestionarios: el básico y el ampliado. Como es un censo con muestra, a algunos hogares les tocará responder el cuestionario básico y a otros, el ampliado. El cuestionario básico (con menos preguntas) se aplica a la mayor parte de la población y el ampliado, se aplica sólo a una muestra. El primero contiene las preguntas necesarias para el cálculo de los principales indicadores sociodemográficos. Los censistas serán personas capacitadas para llevar adelante el relevamiento censal. Poseerán una credencial que los identificará y en general serán docentes (como es tradicional es nuestro país). En aquellas jurisdicciones donde el personal docente no fuera suficiente, se convocará a estructuras de personal pertenecientes a otros organismos públicos y a voluntarios que cumplan con los requisitos básicos para desempeñarse como censistas.
Si alguien está preocupado por su seguridad es válido que tome los recaudos necesarios: que controle la identificación del censista, que lo atienda en la puerta de la casa y que no le brinde datos personales, solo son estadísticos y anónimos necesarios para el censo. Contestar el censo no sólo es un deber, también es un derecho y una obligación social: permitir que nuestro país cuente con estadísticas sólidas y confiables.

Promedio: 4.5 (8 votos)
Seguinos en Twitter
Print preview icon

Otras notas

  • El miércoles será feriado nacional para poder contestar las preguntas del Censo 2010. A partir de las 8 de la mañana y hasta las 19.30 más de 650.000 censistas recabarán información acerca de los hogares y los habitantes de la Nación.

  • El miércoles 27 de octubre –feriado nacional– se realizará el Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2010. A partir de las 8 de la mañana, más de 650.000 censistas recorrerán todo el país para recabar información sobre los hogares y los habitantes de la Argentina.

  • En este 2010 todo indica que el censo del 27 de octubre será una verdadera una tomografía computada. Por el grado de precisión, exhaustividad e innovación puestos en práctica.

  • El censo seguirá hasta hoy para completar el tres por ciento que no se pudo registrar el 27 de octubre pasado. El operativo estará a cargo de los “recuperadores”: censistas que deberán volver a recorrer casas y edificios con el cuestionario en su bolsita oficial, pegada a su cuerpo, para censar a quienes no estuvieron presentes ese día, quienes fueron omitidos por alguna razón o quienes directamente rechazaron al censista.

  • A menos de diez meses de tomada la foto, comienza a revelarse la nítida imagen de la sociedad argentina a través de los primeros resultados definitivos del Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2010. La población total de la República Argentina es de 40.117.096 habitantes, 10,6 % más que en 2001. A nivel nacional, el Censo del Bicentenario ha contado 20.593.330 mujeres y 19.523.766 varones. Es decir que hay 94,8 varones por cada 100 mujeres.

  • Más de 16 mil efectivos de la Policía Federal, 17 mil oficiales de Gendarmería e intervención de las Fuerzas Armadas formarán parte del operativo que garantice la seguridad. Distintos sectores políticos respaldan a la medición por su necesidad para planificar las políticas económicas y sociales del país de la próxima década.