Lluvia de balas para un intendente que molestaba

Año 5. Edición número 194. Domingo 5 de febrero de 2012
Asesinado. El intendente Rubén Cartier, poco antes de ser asesinado por la CNU.
El 14 de julio de 1975, la CNU asesinó al jefe comunal de La Plata, Rubén Cartier, por orden del gobernador Calabró.

Poco a poco, la calefacción del Dodge Polara le ha devuelto el calor al cuerpo todavía vivo del intendente de La Plata, Rubén Cartier. El reloj que lleva en la muñeca izquierda marca las 20.45 y el frío de la noche del 14 de julio de 1975 es feroz. Los informes meteorológicos aseguran que forma parte de una ola que se prolongará por varios días. Cartier y sus acompañantes –su secretario privado, Alfredo Otero, y el director de Tránsito de la Comuna, Manuel Balverde– no hablan del frío, sino de un tema cada día más caliente: el enfrentamiento entre la ortodoxia política del Justicialismo, a la cual pertenece el intendente, con el gobierno bonaerense del sindicalista de ultraderecha Victorio Calabró, cuyos contactos con sectores golpistas ya son un secreto a voces. De eso tratará la reunión a la que Cartier tiene previsto concurrir en el Hotel República de la Capital Federal, donde lo espera el gobernador de una provincia del norte argentino, también enfrentado al sindicalismo y alineado con Isabel Perón.
El chofer Edgardo Villalba conduce con pericia, aunque un poco ausente. Es casi un reflejo que tiene para no distraerse con las conversaciones que el intendente suele mantener en el auto con sus ocasionales acompañantes. Ninguno de ellos sabe que esa tarde Alberto Bujía (a) el Negro, mano derecha de Calabró, ha salido con una orden precisa de la residencia donde el gobernador bonaerense se repone de una gripe. Tampoco que, por imperio de esa orden, un grupo de tareas integrado por culatas sindicales y miembros de la patota de la Concentración Nacional Universitaria (CNU) que lidera Carlos Ernesto Castillo (a) el Indio ha abordado dos vehículos, una camioneta Chevrolet último modelo y un Ford Falcon 1974, para salir hacia Buenos Aires detrás del auto del intendente. La orden que han recibido es clara: tienen que hacerlo en el camino, lejos de La Plata.
Poco antes de las 21, el Dodge Polara ingresa a la avenida Mitre, última parte del trayecto a Buenos Aires. Entonces, los otros dos vehículos, que lo han seguido a más de cien metros mientras se desplazaban por el Camino Centenario, acortan la distancia. La camioneta –amarilla, con llamativas rayas rojas– encabeza la marcha, el Ford Falcon va atrás, como apoyo. Los asesinos no actúan todavía. Están esperando a que el auto del intendente entre en la jurisdicción de la comisaría de Sarandí, a la cual se le ha dado la orden de liberar la zona. No es una orden extraña para los policías, que se han acostumbrado a recoger los cadáveres acribillados que les deja la banda del Indio Castillo.
Faltan pocas cuadras para que el Dodge llegue al puente Sarandí cuando el conductor de la camioneta aprieta el acelerador y se pone a la par del auto del intendente. Nadie, dentro del Polara, presta atención a la maniobra. Villalba cree que la camioneta simplemente quiere adelantarse. Por eso, la lluvia de plomo que escupe la camioneta los sorprende. Son balas de ametralladora y de Itaka. Decenas de balas, que la CNU no acostumbra a economizar cuando se trata de matar. La mayoría se concentra en el asiento trasero del Dodge, donde están sentados Cartier y Balverde. El intendente muere instantáneamente; el director de Tránsito queda herido de gravedad y agonizará durante horas, antes de morir en el Hospital de Avellaneda. En el asiento delantero, Otero recibe heridas leves; el chofer Villalba demorará minutos en convencerse de que está milagrosamente ileso. El Dodge, perforado por las balas, queda detenido a un costado de la avenida Mitre. La camioneta y el Ford Falcon se pierden en dirección a Buenos Aires, con la misión cumplida.

Lavado de manos. Desde un primer momento, el gobierno de Victorio Calabró intentó endosarle el atentado a la izquierda peronista. La versión resultaba difícil de creer, ya que el intendente platense, aunque enrolado en la ortodoxia peronista e incondicional del gobierno nacional, no era un objetivo lógico para Montoneros. El gobernador, a través del secretario general de la gobernación, Juan De Stéfano, repudió el atentado. La CNU platense intentó despegarse del asesinato con un comunicado donde expresaba su “más enérgico repudio por este nuevo hecho de sangre que enluta al país y que, como muchos anteriores, forma parte de la estrategia del enemigo sinárquico, cuyos objetivos son la destrucción del Movimiento Nacional Justicialista y de la Nación Argentina”.
Como la versión del atentado por izquierda no cuajó, el gobierno bonaerense hizo llegar a periodistas de confianza otro rumor: que se trataba de un ajuste de cuentas por cuestiones de dinero y que, al ser asesinado, Cartier se dirigía a Buenos Aires llevando consigo una fuerte suma en pesos argentinos, dólares y pesos mexicanos con la intención de irse del país.
Esta versión también era completamente falsa. Cuando fue asesinado, Cartier iba a Buenos Aires para reunirse con el gobernador de La Rioja, Carlos Menem, quien se encontraba en la Capital Federal para participar de una reunión de gobernadores para elaborar un documento con dos ejes centrales: el apoyo a la gestión de Isabel Perón y un pedido de reorganización interna del Justicialismo. El documento –de más de mil palabras– fue dado a conocer el 15 de julio, con la firma de todos los gobernadores provinciales a excepción de uno: el bonaerense Victorio Calabró, quien según informaron los diarios del día siguiente, no había podido ser ubicado por sus colegas ni siquiera telefónicamente.
Muchos años después, en 2008, Carlos Menem confirmaría en una entrevista realizada por Pacho O’Donnell y publicada por la revista Gente, que Cartier iba a Buenos Aires para reunirse con él. “Eran tiempos de la ominosa Triple A. No tardaron en hacerme saber que me iban a matar. No le di mayor importancia –relató, canchereando, para luego seguir-. Había combinado una entrevista con el intendente de La Plata, Rubén Cartier, y lo esperé en mi habitación del Hotel República. Pero quienes llegaron fueron el gordo Gostanián y otros amigos, muy alterados, con la noticia de que a Cartier lo habían asesinado mientras se dirigía a nuestro encuentro. Entonces me trajeron a esta quinta (la de Gostanían, donde se realizó la entrevista con Pacho O’Donnell), tirado en el piso del auto, custodiado por algunos de la Federal que me eran leales y después, en cuanto se pudo, viajé a La Rioja, donde estaba más seguro.”

La ofensiva de Calabró. “El asesinato de Cartier fue consecuencia de la lucha política de la vieja ortodoxia justicialista con el sector gremial que había irrumpido en la dirección del Movimiento y que representaba a lo más rancio del viejo vandorismo. Calabró, además, ya estaba teniendo contactos con los militares golpistas. Cartier, que estaba alineado con Isabel, lo enfrentaba y lo resistía desde la intendencia de la capital provincial. Calabró utilizaba a la CNU para sacarse de encima a quienes lo enfrentaban; el atentado contra Cartier hay que leerlo en ese contexto”, dijo a Miradas al Sur un dirigente peronista que era concejal platense en 1975.
Muerto Rubén Cartier, la intendencia de La Plata quedó a cargo del presidente del Concejo Deliberante, Juan Pedro Brun, un dirigente del gremio platense del Turf. Desde que había asumido como gobernador –tras el desplazamiento de Oscar Bidegain-, Calabró había desplegado fuerzas en el Hipódromo de La Plata, que utilizaba para hacer caja. Como parte de esa ofensiva, había nombrado allí a varios notorios integrantes de la CNU. Como ya ha publicado Miradas al Sur, la CNU platense asesinó a varios delegados de los empleados del Hipódromo platense.
La primera directiva que el flamante intendente Brun recibió de Calabró fue casi una amenaza. De acuerdo con el reglamento, la presidencia del Concejo Deliberante debía quedar a cargo de su vicepresidente 1°, Babi Práxedes Molina, un dirigente que pertenecía a la izquierda peronista. “Si asume Molina, intervengo la intendencia”, le dijo Calabró a Brun. Para evitar la intervención, Molina renunció a la vicepresidencia del cuerpo y en su lugar asumió la concejal Centenari Heredia, afín al gobernador.

Promedio: 4.6 (95 votos)

Comentarios

Las pruebas son totalmente falsas contra Calabró, y las personas implicadas en esa acusacion dejan mucho que desear en cuestiones que estan fuera del marco juridico y de la ley, como lo demuestra la persona anonima del 16:46 han atentado contra la humanidad los mismos.CALABRÓ FUE EL MEJOR GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES, UNO DE LOS MEJORES EL ULTIMO EN DEJAR A LA PROVINCIA EN SUPERAVIT.SALUDOS, DEJEN DE LADO LAS MISTIFICACIONES Y FALACIAS CADA UNO SABE BIEN LO QUE HIZO.

DAME PRUEBAS, ANONIMO?, VOS HABLAS POR HABLAR. NO TE DA VERGUENZA.SE NOTA QUE EL AIRE ES GRATIS CON USTEDES CAMPORISTAS, KIRCHNERISTAS.

ttdBhC , [url=http://upcasjijfdsa.com/]upcasjijfdsa[/url], [link=http://qsyklkbysdlw.com/]qsyklkbysdlw[/link], http://nhfvlmwkqqrw.com/

wk61Bq xstrdkxawlnb

I was wondering if you ever thguoht of changing the layout of your blog? Its very well written; I love what youve got to say. But maybe you could a little more in the way of content so people could connect with it better. Youve got an awful lot of text for only having 1 or 2 images. Maybe you could space it out better?

Si la condena a la violacion de los derechos humanos es completa, sin discriminaciones beneficiosas para algunos, Victorio Calabro, Juan Destefano y varios mas, deberian rendir cuenta ante la justicia, por los numerosos crimenes cometidos por las patotas que les respondian , fueron los autores intelectuales del crimen de Cartier como de decenas de militantes de distintas corrientes politicas que se oponian a su gobierno, entre otras cosas por su alianza con los futuros golpistas

Si, si quiero saber más de calabró pero se hacer muy dificil, a la única conclusión que puedo llegar es que se lo proteje porque debe tener reaseguros guardados por si lo tocan, llevarse con él a muchos , sinó no se entiende que no se sepa nada y que no éste implicado en montones de juicios y ya preso desde hace mucho.-

Quién es el tarado mental de 16:46 que en una nota del asesinato del querido "Chino" Cartier por la hiena Calabró sale hablando de Anguita, la careta y no se que otra pelotudez le pasa por el bocho enfermo? Debe ser un pejerto de la CNU que de a poco van a ir cayendo uno a uno ...la punta del hilo ya está tomada. Ni aunque te hagas la estética te salvás macho!

Es cierto lo qu dice el compañero anónimo de las 14.10, no hay nada del ex gob Victorio calabró, siempre se dijo que está recluido, y nunca se enteraràn de su muerte, según algunos amigos, esto lo escuché hace mucho tiempo.
Por google encontrás a cualquiera, pero a Calabró "silencio de radio". Creo que para los periodistas y escribas y historiadores, les resultará dificílisimo hacer una biografía de Victorio Calabró, autorizada o no autorizada.
Ojalá alguno pueda verlo, debe tetener más de 85 años hoy día.
Un saludo

Para anónimo de 16.46. Ni sabés leer. La nota no la firma Anguita sino otros dos periodistas a los que, si se te ocurre, podrías acusarlos de lo mismo, pero ni siquiera leíste bien. Eso es por estupidez, por odio o por miedo. ¿Qué te pasa con estas notas? Ya te nombraron o tenés miedo de que te nombren.

Anguita sácate la careta y mostra la basura que sos, Por que no hablamos de lo que hiciste y de como ahora estas libre después de atentar contra la humanidad? Por que en síntesis eso es lo que hiciste, O NO?

Compañeros.Si no es molestia para ustedes,quisiera leer una biografia con fechas y lugar de nacimiento y una breve reseña de sus actividades politicas del enorme asesino Victorio Calabrò.Pues en internet se me hace dificil.Gracias

Enviar un comentario nuevo

  • Etiquetas HTML permitidas: <i> <b> <u>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres mostrados en la imagen.
Seguinos en Twitter
Print preview icon

Otras notas

  • En la segunda nota de la investigación sobre el accionar de la Concentración Nacional Universitaria (CNU), Miradas al Sur revela cómo la banda parapolicial ultraderechista asesinó al dirigente sindical del hipódromo platense Carlos Antonio Domínguez, enfrentado al gobernador bonaerense Victorio Calabró. La orden de matarlo la dio Alberto El Negro Bujía, quien años después sería secretario privado de Eduardo Duhalde, cuando éste fue vicepresidente de Carlos Menem.

  • El 11 de febrero de 1976, poco después de las cinco de la tarde, Omar Abel Giaccio, delegado del Pabellón de Profesionales del Hipódromo de La Plata, entró a la sede del Partido Justicialista, en la calle 59 entre 6 y 7 de esa ciudad, con una idea fija: avisarle a un hombre que lo iban a matar.
    Lo vio conversando con otras personas y lo separó del grupo con una excusa que, ahora, no recuerda.
    –Carlos, tenés que esconderte. Te van a matar –le dijo, en un murmullo, como se hablaba por entonces sobre la muerte.
    –Quedate tranquilo, no pasa nada –respondió el otro.

  • Julio de 1975 fue un mes de intensa actividad para el grupo de tareas platense de la Concentración Nacional Universitaria (CNU) capitaneado por Carlos Ernesto Castillo, (a) El Indio. A principio de mes, en un raid sangriento de menos de 24 horas, la banda parapolicial asesinó a los militantes de la Juventud Universitaria Peronista (JUP) Mario Cédola, Pablo Del Rivero y Jorge Rivas; a los militantes del Grupo Universitario Socialista (GUS) Roberto Antonio Rocamora y Norberto Juan Orlando, y al estudiante de la Unlp Guillermo Oscar Codino.

  • Por decisión del jefe de la patota, o quizás por indicación de quienes lo mandan, esta vez los autos no se dirigen hacia el Camino Negro, donde acostumbran a sembrar cadáveres. Carlos Ernesto Castillo (a) El Indio sólo ordena salir de La Plata en dirección a Ignacio Correa, un pueblo de las afueras de la capital provincial. No da ningún tipo de explicaciones. Y nadie se las pide.

  • La investigación que Miradas al Sur viene publicando desde junio pasado sobre el accionar del grupo de tareas platense de la Concentración Nacional Universitaria (CNU) comandado por Carlos Ernesto Castillo (a) El Indio ha permitido, hasta ahora, reconstruir una lista –seguramente incompleta– de 58 víctimas y establecer de qué manera operó, entre 1974 y marzo de 1976, como instrumento del aparato terrorista de Estado del gobierno nacional de María Estela Martínez de Perón y del provincial del sindicalista Victorio Calabró, para continuar actuando luego del golpe del 24 de marzo a

  • Un parte del Comando de Operaciones de la Dirección General de Seguridad de la Policía de la Provincia de Buenos Aires al que tuvo acceso la investigación de Miradas al Sur confirma la pertenencia a las patotas de la Concentración Nacional Universitaria (CNU) de Juan Carlos Gomila (a) El Negro o Gomilita, Jacek Piechocki (a) Jorge o El Polaco o El Alemán, Gustavo Guillermo Fernández Supera (a) El Misto y Gonzalo De Urraza (a) El Chalo y los identifica como participantes de dos ataques armados, uno de ellos contra un local de la Juventud T