Santos viene marchando hacia América latina

Año 5. Edición número 199. Domingo 11 de marzo de 2012
Diplomacia. El encuentro entre Santos y Castro fue distendido. (AP)
La Habana aceptó excluirse de la Cumbre de las Américas en Colombia a cambio de que su futura participación en el foro continental se resuelva públicamente y sí o sí en la cita de Cartagena.

Así como la Cumbre de las Américas de Mar del Plata pasó a la historia como la cita continental que “enterró el Alca” y su símil de Puerto España 2009 se destacó porque en esa instancia el norteamericano Barack Obama “prometió una nueva política para América latina”, el título central de la nueva reunión presidencial interamericana será el debate sobre el ingreso de Cuba al organismo. Claro, previamente, hay que decir que la Cumbre de Cartagena de abril estuvo a punto de clausurarse por falta de participantes. Los países del Alba por iniciativa del presidente venezolano, Hugo Chávez, y del Jefe de Estado ecuatoriano, Rafael Correa, advirtieron que sólo irían a Colombia si se levantaba el veto de Estados Unidos contra Cuba para participar de este tipo de foros regionales. Paralelamente, el gobierno norteamericano extremó su posición diplomática al respecto y sentenció que “un sistema antidemocrático como el cubano no puede ser parte del diálogo interamericano”.
Pero, en medio de las escaramuzas verbales, el primer mandatario y anfitrión de Cartagena 2012, Juan Manuel Santos, se puso el traje de mediador, viajó hasta La Habana y consiguió una fórmula de entendimiento con el presidente comunista, Raúl Castro. En síntesis: habrá Cumbre de las Américas, el debate sobre la Cuestión Cuba será parte nodal de la agenda de Cartagena y la resolución del ingreso de La Habana al foro regional se hará a puertas abiertas, y no en un conclave cerrado y dominado por funcionarios técnicos de las distintas Cancillerías. Es decir, el dialogo se allanará cuando los 34 Jefes de Estado se vean la cara frente a frente en la Asamblea final, así los micrófonos de la prensa mundial podrán acceder a un tira y afloje que promete batir los ratings de todos los noticieros.
En principio, el acuerdo Santos- Castro revela dos datos políticos de la nueva Latinoamérica: la voluntad de gobiernos neoliberales, como el colombiano, de no patear el tablero de la integración regional y, por otro lado, la posición más negociadora de Cuba, una actitud destemplada que se justifica en el hecho de que a priori otros organismos multilaterales como la Celac o el Grupo Río ya rompieron con el aislamiento regional de la isla. Por eso, no sorprende escuchar al presidente colombiano afirmar que: “Colombia quiere que la situación de Cuba y su participación sean discutidas de manera constructiva y con altura en la cumbre de Cartagena, para que esta incómoda situación no se vuelva a presentar”. Unas palabras que, seguramente, deben irritar a quien se considera asimismo como el mentor político de Juan Manuel Santos: el halcón Álvaro Uribe, un hombre que todavía pisa fuerte en la derecha colombiana. Pero, claro, Santos busca demostrar, últimamente, que se ha despegado del camino político marcado por su antecesor en el cargo y, por ese motivo, se dedicó personalmente a no quedar mal parado con el bloque chavista latinoamericano. En ese sentido, el diario bogotano El Tiempo –propiedad de la familia presidencial Santos, además de ser el matutino de más tirada en toda Colombia– resumió a la perfección cómo leyó políticamente el viaje a La Habana la comitiva presidencial: “Los resultados de la reunión en la capital cubana representan un nuevo éxito para la diplomacia colombiana; que como anfitrión, con este hecho, logró mantener la unidad del hemisferio y salvar la cumbre más importante del continente a la que asistirán mandatarios de 34 países”, reseñó Luis Guillermo Forero, enviado especial a La Habana.
Por otro lado, Cuba eximió de responsabilidades a Colombia por su no participación en Cartagena y cargó todas las tintas contra su enemigo de toda la vida: “No ha habido ninguna sorpresa. Ha sido la crónica de una exclusión anunciada. Con un enorme irrespeto por Colombia y por América latina, los voceros norteamericanos desde el primer día habían decretado la exclusión de Cuba. El vicepresidente Biden, la Secretaria de Estado Clinton, un subsecretario y otros voceros del Departamento de Estado, expresaron su veto antes de que la anunciada consulta ocurriera. Estados Unidos con su desprecio y arrogancia ofende la dignidad de la Patria Grande de Bolívar, de Nuestra América y de Martí”, disparó el canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, en conferencia de prensa ante los corresponsales acreditados en la mayor de las Antillas.
En Mar del Plata 2005, finalmente, el mayor proyecto continental del presidente George Bush “se fue al carajo”, como ironizó, en su momento, Hugo Chávez. Cuatro años más tarde, Obama amagó con un nuevo diálogo inter-americano que todavía no asomó a la realidad. El título definitivo de Cartagena 2012 todavía es un enigma pero, eso sí, promete llamar la atención de todos los latinoamericanos.

Promedio: 4.5 (38 votos)
Seguinos en Twitter
Print preview icon

Otras notas

  • Cartagena de Indias, la ciudad amurallada con el casco colonial más grande de todo Latinoamérica, ya está “preparada” en lo organizativo y “blindada” en cuanto a seguridad para recibir a partir del próximo viernes a 33 jefes de Estados de todo el continente americano. Ahora bien, quizás las autoridades colombianas han cumplido con todo el trabajo previo que requiere ser un buen anfitrión pero, en el segmento político, la inminente Cumbre de las Américas llega con bastantes claroscuros.

  • Un mural sobre la Cumbre de las Américas de 1994 en la calle 8 de Miami aún congela el resplandor político de la derecha continental. Sonrientes y con la mano en alto, todavía perdura en la pintura los rostros altivos de los presidentes Carlos Menem, Alberto Fujimori, Carlos Salinas de Gortari y el norteamericano Bill Clinton. Esa imagen tenía un epígrafe político inequívoco: la Casa Blanca promovía la firma del Alca, un tratado de libre comercio que, finalmente, naufragó once años más tarde, en la Cumbre de Mar del Plata.

  • La casa de Huéspedes de Cartagena enmarcó este fin de semana el lanzamiento “oficial” de la Secretaría Colegiada de Unasur entre Colombia y Venezuela, y el apretón de manos de los jefes de Estado Juan Manuel Santos y Hugo Chávez ofició como síntesis conceptual. Unos años atrás, tropas bolivarianas se movilizaban hasta la frontera colombiana luego de que el Ejército de Álvaro Uribe violara la soberanía territorial de Ecuador en el asesinato del número 3 de las Farc Raúl Reyes.

  • Aunque suene dogmático, podría afirmarse que Néstor Kirchner fue capaz de tomar la decisión de decirle “No al ALCA” a George Bush no sólo por valentía sino por su desapego absoluto de la ideología neoliberal. No hubo sólo una lectura política correcta de lo que acontecía en América sino que también pesó la convicción de que los gobiernos del sur del Río Bravo no iban a prestarse una vez más a la perversa consigna de las ventajas del “libre comercio”.

  • La bella ciudad tropical está rodeada de mar caribeño. Su casco antiguo tiene, como signo de los tiempos, una muralla impenetrable. Además de una atracción turística evidente, parece registrar otras divisiones tajantes. A los miles y miles de policías que cuidan la VI Cumbre, se sumaron otros que, en los días previos, tuvieron la tarea de sacar a los perros vagabundos, llevar a los sin techo a albergues circunstanciales. La idea era exhibir una Cartagena a la altura de la promesa.

  • Aspiramos asumir –después de 40 años de estar a la defensiva– el liderazgo que nos corresponde en los escenarios internacionales. Hay que saberse globalizar y no sólo dejarse globalizar”, este párrafo del discurso de toma de posesión de la presidencia señaló el principal derrotero que habrían de tener las relaciones externas de su cuatrienio.