Una máquina de dormir causas

Año 5. Edición número 197. Domingo 26 de febrero de 2012
Juez Corazza. Experto en dormir causas.
Arnaldo Corazza, el magistrado que investiga a la CNU, enfrenta una queja por “retardo de justicia”.

Las querellas de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, Justicia Ya y Abuelas de Plaza de Mayo de La Plata están evaluando la posibilidad de presentar ante la Cámara Federal un recurso de queja por retardo de justicia contra el titular del Juzgado Federal Nº 3 de La Plata, Arnaldo Corazza –quien tiene a su cargo el grueso de las causas por los crímenes cometidos por el grupo de tareas platense de la Concentración Nacional Universitaria (CNU)–, en otras tres causas relacionadas con crímenes de lesa humanidad.
La presentación del recurso se debe a las tardanzas del magistrado en dictar las medidas solicitadas por los querellantes y por los fiscales (básicamente citaciones y procesamientos de policías identificados como integrantes de patotas represivas) en las causas que investigan los crímenes cometidos en los centros clandestinos del Pozo de Quilmes, el Pozo de Banfield y la Brigada de San Justo.
Según fuentes judiciales, en estos tres casos, además de no responder a los pedidos e ignorar las solicitudes de pronto despacho presentados en abril y en diciembre de 2011, el juez corrió vista a la Fiscalía y a las querellas para cerrar la instrucción y elevar las causas a juicio en las condiciones actuales, en las que prácticamente no hay detenidos ni procesados, más allá de un grupo de policías ya condenados o procesados por otros delitos. “En todas las causas importantes (Pozo de Banfield, Pozo de Quilmes, comisarías de San Justo y Lanús) y en las residuales de Arana, Comisaría Quinta de La Plata y Brigada de Investigaciones, los acusados son siempre los mismos: un copy-paste de los ocho comisarios que aparecen en las causas madres de Camps y Etchecolatz. “En realidad ahora son siete porque uno de ellos falleció”, explicó a Miradas al Sur un abogado cercano a las querellas. “Según la jurisprudencia deben darse dos condiciones básicas para que proceda un recurso por retardo de justicia: la primera es que la causa objeto del recurso esté en condiciones de que se dicten los pronunciamientos solicitados y la segunda es que los plazos legales estén vencidos. Para las querellas ambos requisitos estarían plenamente acreditados para interceder el recurso que, de prosperar, permitiría la intervención del tribunal superior para eventualmente obligar al Juzgado a resolver favorablemente las solicitudes de los querellantes y las requisitorias fiscales”, agregó.
En este contexto, Miradas al Sur pudo saber que el accionar del juez Corazza y de su secretario, Ricardo Botto, también provoca preocupación entre las querellas de las causas que deben investigar el accionar del grupo de tareas de la CNU platense capitaneado por Carlos Ernesto Castillo (a) El Indio. Se trata de una preocupación que no carece de fundamentos, no sólo porque estos procesos avanzan con llamativa lentitud, sino debido a una serie de actitudes que viene tomando el secretario Botto ante querellantes y testigos.

El amanuense funcional. Nombrado por Corazza como titular de la Secretaría Especial del Juzgado, Ricardo Botto es el hombre de confianza del juez. “La Secretaría Especial está conformada por Botto, Mariano Pérez y Pablo Schapiro. Pero es evidente que todo el poder sobre la operación cotidiana y los procedimientos procesales recae sobre Botto, quien es el que concede audiencias, organiza reuniones, sugiere cursos de acción, y ordena o desestima las medidas y procedimientos”, describió a Miradas al Sur una fuente del juzgado platense.
Ricardo Botto trabajó en la década de los ’90 y principios de 2000 en el juzgado de Corazza como empleado común, sin cargos o responsabilidades importantes. En 2007 pasó a la Cámara de Apelaciones donde llegó a ser prosecretario. Estuvo poco tiempo. “Lo eyectamos por inútil”, dijo a este dominical un abogado que se desempeña en la Cámara. Volvió entonces al Juzgado Federal Nº3 de La Plata donde –con el egreso casi simultáneo de dos antiguos secretarios, Juan Martín Nogueira y Edgardo Salatino a fines de 2009– fue designado por el juez en la Secretaría Especial. El procedimiento para los nombramientos del personal que no concursa es absolutamente discrecional: los jueces y camaristas designan prácticamente “a dedo” sus colaboradores con el sólo requisito formal del título de abogado para secretarios y prosecretarios.
“El nombramiento de Botto muestra los resultados de este proceder, que deja mucho margen para que la carrera judicial de cualquier ingresante se construya en base a relaciones de parentesco, amistad, afinidad política, religiosa o simple azar. Corazza eligió a Botto por considerarlo fiel, pero se trata de un hombre que no tiene ninguna formación jurídica sólida, ni en los fundamentos filosóficos ni en los vericuetos procesales”, explicó a Miradas al Sur un abogado penalista que suele fatigar los pasillos del Juzgado platense. La impresión unánime de varios abogados querellantes consultados por los autores de esta investigación es que su falta de conocimientos, su impericia y cierta animosidad o displicencia en el trato con letrados, querellantes y testigos resultan en un perjuicio objetivo en la marcha de los juicios. “Cuando los abogados discuten con él sobre las causas, es evidente que las conoce apenas superficialmente, no sabe los detalles, no recuerda nombres de acusados, detenidos o prófugos, no expone claramente líneas de investigación a seguir y, sobre todo, no avanza en la citación e indagatoria de personal policial denunciado por las querellas”, precisó uno de ellos.

Botones para una muestra. Sin embargo, Botto no puede hacer nada sin la anuencia de Corazza. “Quien imparte justicia es el juez. El secretario es un funcionario que no tiene poder de decisión. Y si hay un planteo que no fue resuelto en un juzgado cuando debería haber sido resuelto (por ejemplo, un pedido de excarcelación o un habeas corpus, que son presentaciones que sí o sí deben ser resueltas, por la negativa o por la positiva), el retardo de justicia se presenta ante la inacción del magistrado. En todo caso, si existe alguna responsabilidad del secretario, que sólo da fe de la actuación del magistrado, el juez deberá promover un sumario administrativo para deslindar su responsabilidad. Pero en el proceso en sí, el que manda y el que es responsable es el juez”, explicó a este dominical el penalista Rodolfo Yanzón. La investigación de Miradas al Sur recogió algunos ejemplos del accionar del tándem Corazza-Botto.
Causa Brigada de investigaciones de La Plata: la Fiscalía emitió requisitorias para el procesamiento de 29 represores. Fueron procesados 12, sólo seis de ellos continúan detenidos y algunos con prisión domiciliaria. Aquí corre también la impunidad biológica: de los 29 solicitados, cuatro murieron sin ser citados.
Causa Pozo de Banfield: en el inicio de la causa, cuando se discutía el camino a seguir y los probables enjuiciamientos de personal policial, Botto –hablando del titular de la Brigada sede del centro de detención– manifestó: “Yo no sé si este comisario sabía que en la comisaría funcionaba un centro clandestino”. Es como decir que Chamorro no sabía que funcionaba un centro clandestino en la Esma. Los querellantes tenían identificados a 32 represores de los cuales ninguno ha sido citado a declarar, ni siquiera en calidad de testigos.
Causa Pozo de Quilmes: están identificados en detalle 41 represores. No hay imputaciones ni citaciones.
Causa Comisaría Quinta: las requisitorias fiscales solicitaron 30 procesamientos. Se concretaron sólo nueve, de los cuales hay tres en prisión y –otra vez la biología– dos fallecidos.
Escuela Naval de Río Santiago: en diciembre de 2010 el juzgado ordenó una inspección ocular de las instalaciones. En ese acto, varios ex detenidos reconocieron con precisión las características del lugar. Se solicitó –y finalmente se logró– que el Juzgado dicte medida de no innovar sobre esas instalaciones a fin de preservar su estado actual. Botto se opuso férreamente a la medida argumentando que no “se le podía hacer eso a una institución como la Marina”. No sería ajena a esa postura su amistad con un abogado que defiende los intereses de la Armada.

“A full con la CNU.” Los autores de esta investigación han señalado en reiteradas ocasiones la lentitud con que avanzan las causas por los secuestros y asesinatos cometidos por la banda de la CNU platense radicadas en el juzgado de Corazza. Hasta ahora hay solamente dos detenidos: Carlos Ernesto Castillo (a) el Indio y Juan José Pomares (a) Pipi. Varios de los querellantes se han quejado a Miradas al Sur por lo que consideran maltratos, intimidaciones y muestras de negligencia por parte del secretario especial de ese Juzgado, Ricardo Botto. Aquí van algunos ejemplos:
–Durante una reunión con un funcionario de la Secretaría de Derechos Humanos Provincial, en la oficina de Botto, el secretario salió de su despacho y dejó la puerta abierta. Mientras lo esperaba, el atónito funcionario vio circular por el pasillo, sin esposas, a Carlos Ernesto Castillo. Lo vivió como una intimidación.
–En el momento que familiares de una de las víctimas de la patota de la CNU estaban dialogando con uno de los auxiliares de Botto, éste entró a la oficina y, sin mirarlos, se dirigió a su subordinado. “Fulano (Miradas al Sur mantendrá este nombre en reserva) vino como querellante y tuvo que irse como testigo protegido”, le dijo sin que viniera a cuento.
–A principios de este mes, otro querellante, cuyo hermano fue asesinado por la CNU en 1975, se presentó en el Juzgado para aportar el domicilio de un integrante de la patota de Castillo. Lo atendió Botto. “No le prestó ninguna atención a la información. Ni siquiera quiso revisar el número de la causa. Sin embargo, nos dijo que uno de los canas que había sido miembro de la CNU de La Plata, que le había ofrecido entregarle a todos los miembros de la patota a cambio de su inmunidad, confesó haber participado de muchas de las operetas de la patota, y que se los quería entregar porque era el único que había quedado fuera de la repartija. Y nos explicó que por ‘razones de ética’ había rechazado el acuerdo. Lo extraño es que a pesar de que este hombre le confesó su participación, no fue detenido ni en ese momento ni nunca”, relató a los autores de esta investigación.
Mientras tanto, ante abogados de otras querellas que se quejan por la lentitud del Juzgado, Ricardo Botto defiende su inoperancia –y la de su jefe, Arnaldo Corazza– con una frase sorprendente: “Lo que pasa es que estamos a full con la causa CNU”.

Promedio: 4.7 (58 votos)

Comentarios

feu anastrozole brand name buy anastrozole for men, letrozole vs anastrozole

udh where to buy anastrozole online - http://gqsnidvao.com, anastrozole generic price, anastrozole indication

anastrozole prescribed for men http://habgqtnvpbw.com - purchase anastrozole tabs jag take anastrozole tablets

zeu anastrozole dosage post cycle generic anastrozole price, tamoxifen anastrozole breast cancer

ssi anastrozole dosage for bodybuilding anastrozole generic no prescription, anastrozole for bodybuilding

idy other uses for anastrozole buy anastrozole arimidex, anastrozole uses in men

ulq anastrozole generic availability anastrozole online pharmacy, anastrozole and hair loss

hio anastrozole patent expiration buy anastrozole online no prescription, anastrozole vs. arimidex side effects

RSLJmt , [url=http://uqmsuqdsfocq.com/]uqmsuqdsfocq[/url], [link=http://xfnkeeqhqyov.com/]xfnkeeqhqyov[/link], http://hgmtigxnqeao.com/

B9NyeT nvnjxughaxlt

Escribe tu comentario Puedes usar las siieguntes etiquetas HTML: var RecaptchaOptions = { theme : 'red', lang : 'en' , tabindex : }; Notify me of follow-up comments by email. Notify me of new posts by email.

No es el único juez que deja dormir causas. Otro es Jorge Ballestero que dejó prescribir la causa contra Martínez de Hoz por defraudación al Estado iniciada en 1982 por Alejandro Olmos y que culminó en el año 2000 sin sanciones de los delitos probados. Luego dejó prescribir otras causas.
Hay muchos jueces que parecen simpatizar con la posición ideológica, política o social de los imputados y si hay pruebas suficientes para condenarlos, sólo dejan que pase el tiempo y opere la prescripción.
Otros han dejado salir de la cárcel a criminales con condena, para "ir a visitar a sus familias" con un equívoco sentido de "sensibilidad social".
Hace poco un "liberado" temporalmente en esas condiciones terminó asesinando a su pareja.
Además de buscar la manera de remover esos jueces para que la palabra JUSTICIA tenga sentido y además ese sentido sea el mismo para todos los ciudadanos, habría que revisar cuestiones de procdimientos y garantías para que este tipo de maniobras no tenga más lugar.

Es la Corporación Judicial trabajando señores. Para la Corporación los jueces pueden transgredir las leyes porque en ese caso no es delito. Los jueces están arriba de lo que dice la ley. Ya me ha pasado a mí que hace tres años un juez me mandó detener ilegalmente, fuera de jurisdicción, con policía fuera de jurisdicción, la que me dijo que me iba a llevar, no a una Comisaría sino a un "lugar" donde yo iba a "hablar". O sea me iban a torturar y seguramente matar y después ponerme un arma en la mano para justificar la muerte. Como muy cerca había muchas personas en una reunión, ante un descuido me escapé y a los gritos expresé lo que la policía quería hacer. La gente presente me miró sin ningún comentario, pero eso fué suficiente para detener a los policías y al juez delincuente. Su señoría el juez sigue administrando justicia al presente. Estamos a merced de una MAFIA JUDICIAL que se autoprotege y permite toda clase de atropellos..

Lo peor es que cuando se consigue hacerles juicio político a estos jueces corruptos, solamente cuando han acumulado muchos pedidos, los jueces renuncian, y las causas contra ellos duermen en un cajón del juez colega. Nunca son condenados y van presos como cuando a cualquier hijo de vecino que va preso por cualquier tontería, como si se sienten ofendidos cuando reclamamos justamente. Eso se llama Corporación Judicial delictiva. Entre ellos se protegen.

Ojo! este Juez parece pretender seguir dilatando la cosa. Ahora busca listas de los chicos adoptados durante el proceso, esos listados pedorros ya los vieron en Abuelas en la década del 80, ellas mismas los solicitaron y seguramente tengan más información todavía. Mejor sería que saque de los cajones las querellas. Se sigue llenando de papeles para hacer que hace.

Es extraño que el Concejo de la Magistratura Nacional, que preside el Dr. Manuel Urriza, no haya tomado conocimiento de lo q1ue ocurre en el Juzgado del Dr. Coarazza, en otras causas actua con mayor celeridad, cual sera la explicacion de esta inaccion ?

Han tardado demasiado en reaccionar los querellantes. Tendrían que pedir el juicio político. Mientras, todos pagamos los sueldos de estos delincuentes de los juzgados que además basurean a los que reclaman sin ni siquiera atenderlos con la consabida actitud de mirarlos desde su superior título nobiliario de "su señoría". A mí me ha pasado muchas veces encontrarme con las mentiras de estos juzgados que cuando se pide hablar con el secretario "están ocupados o en un procedimiento" cuando están plenamente visibles en las oficinas del juzgado.

Enviar un comentario nuevo

  • Etiquetas HTML permitidas: <i> <b> <u>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres mostrados en la imagen.
Seguinos en Twitter
Print preview icon

Otras notas

  • Los autores de esta investigación, que Miradas al Sur publica de manera seriada desde hace más de seis meses, no han declarado en las causas relacionadas con el accionar de la CNU que están radicadas en el juzgado de Arnaldo Corazza porque nunca han sido citados por la Justicia.

  • La renuncia, para acogerse a la jubilación, del titular del Juzgado Federal N° 3 de La Plata, Arnaldo Hugo Corazza, cierra una etapa oscura de la investigación judicial de los crímenes cometidos por los grupos de tareas de la Concentración Nacional Universitaria (CNU) en esa ciudad y abre un interrogante sobre el desarrollo futuro de las la mayoría de las causas por secuestros y asesinatos que involucran a la banda paraestatal de la ultraderecha peronista capitaneada por Carlos Ernesto Castillo (a) El Indio.

  • Al publicarse este artículo, el titular del Juzgado Federal N° 3 de La Plata, Arnaldo Corazza, tiene sobre su escritorio una declaración prestada ante escribano público por un testigo que incrimina a diez integrantes del grupo de tareas de la Concentración Nacional Universitaria (CNU) platense en dos asesinatos cometidos por esa banda parapolicial, el primero de ellos en abril de 1975, y el segundo, en abril de 1976.

  • El titular del Juzgado Federal en lo Correccional Criminal N° 3 de La Plata, Arnaldo Corazza, resolvió remitir a la Fiscalía la declaración testimonial prestada ante escribano público por un ex integrante del grupo de tareas platense de la Concentración Nacional Universitaria (CNU), donde este testigo incrimina a diez miembros de la banda en los asesinatos del pediatra Mario Alberto Gershanik, ocurrido en abril de 1975, y del dirigente gremial Horacio Urrera, perpetrado en abril de 1976. Miradas al Sur, que tuvo acceso exclusivo a esa declaración –sobre la cual informó en su edición del

  • Solamente salíamos (de las celdas de 2 por 1,50 m) para comer, una vez cada dos días. En cada celda había tres o más mujeres y el inodoro era una botella de lavandina cortada arriba”. El testimonio es de Adriana Calvo de Laborde, publicado en el Nunca Más (Legajo N° 2531). “La prohibición de hablar era total y los guardias miraban cada 10 o 15 minutos por la mirilla. Todo el tiempo se oían los gritos de los detenidos a los que estaban interrogando”, agregó entonces. Calvo ya tenía un hijo y estaba embarazada de 7 meses cuando fue secuestrada, en 1977.

  • El martes a la noche, el titular del Juzgado Federal Nº 3 de la Plata, Arnaldo Corazza, detuvo a Juan José Pomares (a) Pipi, integrante de la patota de la Concentración Nacional Universitaria (CNU), cuyo accionar viene investigando Miradas al Sur . Al mismo tiempo, ordenó la captura del ex policía Roberto Antonio Storni, también miembro del grupo de tareas.