Ventajas de la autogestión

Las empresas capitalistas tienen como principal objetivo la maximización de ganancias, esto implica minimizar costos, entre ellos los sueldos. Así también existe un costo empresario, es decir, para que la empresa funcione el empresario necesita tener garantizada una determinada tasa de ganancia, sino no invertirá.
En un período de crecimiento económico el empresario obtendrá una mayor ganancia por el aumento de las ventas. Mientras que en caso de una recesión, ante la reducción de sus ventas, buscará reducir costos y esto incluye la posibilidad de despidos ya que los trabajadores son un costo más a reducir. Así también, existe la posibilidad de que cuando no esté garantizada su ganancia empresarial el empresario decida cerrarla.
En el caso de las empresas recuperadas, y de las cooperativas de trabajo en general, el objetivo principal es el trabajo. Una de sus características es que no existe el costo empresario, es decir, los ingresos ahora sólo se distribuyen entre los socios-trabajadores en forma de retiros (que serían los salarios en una empresa capitalista) y los salarios dejan de ser un costo.
En períodos de crecimiento económico estas unidades productivas potencian las virtudes del mismo. Además de los puestos de trabajo que generan, dado que la mayoría de ellas son trabajo-intensivo, realizan inversiones en maquinaria buscando aumentar la productividad (sin que implique reducción de personal) para aumentar el excedente que luego será distribuido a través de los retiros entre los trabajadores. Ante un ciclo de recesión y una caída de las ventas, estos trabajadores decidirán entre: reducir la producción, trabajar menos horas e incluso reducir sus retiros pero no habrá despidos, ya que los trabajadores ya no son un insumo más.
En la empresa capitalista, la expansión económica beneficia al empresario, ya que aumentan sus ingresos pero la distribución a los trabajadores se dará ante un reclamo de éstos. Así también la decisión de invertir dependerá de la tasa de ganancia que esa inversión le genere porque si puede mantener salarios bajos elegirá mantener maquinaria vieja e incorporar más trabajadores baratos.
En las recuperadas y cooperativas ante la misma expansión, el aumento de ingresos por mayores ventas repercute directamente en un aumento de los retiros de los socios-trabajadores. El aumento de la inversión es la forma que tienen estas empresas de aumentar su productividad junto a su capacidad de innovación. Dicho aumento es necesario para aumentar sus ingresos ya que ellos no pueden reducir salarios para ganar más, esto potencia el efecto del crecimiento.
La comparación arroja que las empresas capitalistas amplían el efecto del crecimiento económico de manera limitada ya que dependerá de la decisión del empresario en redistribuir o invertir. En cambio, las cooperativas de trabajo potencian el efecto del crecimiento debido a su rápida redistribución entre los trabajadores de los beneficios obtenidos. En caso de recesión las primeras profundizan los efectos negativos de la crisis, por el contrario, las recuperadas amortiguan la caída y tienden a contener los puestos de trabajo.
Es importante dejar en claro que las ventajas de las empresas recuperadas y de las cooperativas de trabajo en su conjunto, no se agotan en las descriptas. Las relacionadas al desarrollo local, el medio ambiente y el efecto de prácticas participativas en el crecimiento personal de los trabajadores son, entre otras, algunas de las ventajas por sobre las experiencias de empresas de capital.

Promedio: 4.5 (15 votos)
Seguinos en Twitter
Print preview icon

Otras notas

  • Un reciente informe de la Comisión Económica para América latina y el Caribe analiza la relación que existe entre el crecimiento económico y su correlación con la generación y distribución del empleo en la región. El documento elaborado por el politólogo y economista Jurguen Weller parte de la base de que la generación de empleo productivo es una condición necesaria para reducir la elevada desigualdad.

  • La CNCT (Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo) es una asociación gremial de tercer grado que agrupa a más de 30 federaciones a lo largo de todo el país, y que surge en 2009, como producto de la maduración y el crecimiento organizativo del movimiento cooperativo y de la irrupción en el ámbito laboral del trabajador autogestionado. Un rol preponderante lo cumplen hoy en la confederación las empresas recuperadas por sus trabajadores, que para poder llevar adelante sus tareas deben organizarse en cooperativas.

  • La reforma a la ley de Concursos y Quiebras que impulsa el Ejecutivo y cuyo debate comenzó en el Congreso, busca dar prioridad y resguardo jurídico a los trabajadores, en el caso de que decidan conformar una cooperativa y conservar sus fuentes laborales. El ministro de Economía, Amado Boudou, y su vice, Roberto Feletti, estuvieron el jueves en un plenario de Comisiones en Diputados para defender la propuesta presentada por el Ejecutivo.

  • En las próximas semanas comenzaría a realizarse la serie de reuniones que iniciará el llamado “diálogo tripartito”. Este diálogo fue convocado por la presidenta Cristina Fernández, quien llamó a que se reúnan los representantes de las principales cámaras empresarias, de los sindicatos y del Estado, con el objetivo principal de “canalizar la conflictividad laboral”.

  • Este libro posee una particularidad que va más allá de las ideas estampadas en sus páginas porque como objeto representa el trabajo integrado de tres empresas recuperadas por sus trabajadores”, subrayó el director general de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires, Mario Oporto, en el transcurso de la presentación del nuevo libro de Jorge Coscia La Encrucijada del Bicentenario.

  • El 49% de aumento obtenido por los obreros curtidores encendió las alarmas. Las cámaras empresarias y los economistas del establishment –generosamente potenciados por los medios de comunicación hegemónicos– comenzaron a hablar de estampida inflacionaria y del efecto cascada que ese acuerdo traería hacia el resto de los sindicatos que aún no cerraron sus paritarias. Agitaron una vez más la herrumbrada fórmula “aumento de sueldos = aumento de precios”. Pero con sus lamentos y advertencias esconden ciertos datos.